ACERCA DE ESTE BLOG

miércoles, 7 de junio de 2017

¿Por qué nos devalúa el narcisista? Las 5 razones de la devaluación


La etapa de la devaluación es una experiencia dolorosa, devastadora y verdaderamente traumática. No es fácil hablar de ella.

Condicionada por la campaña del tiempo de la idealización, intensa y brutalmente adictiva, la víctima se encuentra emocionalmente atada al maltratador.  

Atrapada en su burbuja de ilusión y mentira, de maltrato y manipulación.

Aunque he estado leyendo sobre algunas víctimas que experimentaron el paso de una a otra etapa de una manera repentina y abrupta, ese no fue mi caso. Ni siquiera me di cuenta exactamente cuándo comenzó a devaluarme el narcisista.

De una manera al principio muy encubierta, fue combinando situaciones de descalificación y crítica con momentos de respiro. La piedra de toque fue el “tratamiento silencioso”, que comenzó sutilmente y fue creciendo con el tiempo.

Sabía que algo no marchaba bien, sentía las secuelas de su comportamiento errático, pero no captaba lo que estaba sucediendo realmente. Así de insidioso es el abuso narcisista

Entretanto, la devaluación seguía su curso, lenta y venenosamente.

Era consciente de que el control lo ejercía totalmente la otra persona, el narcisista. A la larga, eso tuvo consecuencias para mi salud emocional, para mí autoestima.

Este es el corazón del asunto. Es por eso que la relación con un narcisista siempre es altamente tóxica: él nunca va a renunciar a ejercer el control, a empoderarse completamente del otro.

Cuando la devaluación se hizo patente: críticas abiertas, triangulaciones, juegos mentales, descalificaciones, humillaciones, abandonos, acusaciones, etc. me surgió la pregunta: ¿Por qué?

Confundido, sin entender nada, sintiéndome culpable de lo que pasaba, decidí esforzarme  por ceder y ser amable, con la esperanza de una vuelta al período dorado de la relación.

El narcisista juega y manipula siempre con este anhelo de la víctima: volver al tiempo de la idealización.

Quisiera que esto no se nos olvide: No hemos hecho nada malo, nada que nos haga merecedores de la devaluación, nada que justifique el trato vejatorio por parte del narcisista, nada, absolutamente nada. Nadie tiene derecho a devaluarnos, se trata de ABUSO sin más, de un comportamiento patológico que atenta contra la dignidad de las personas.

No es nuestra culpa. Todo responde a la dinámica misma del trastorno narcisista. Por eso es que la devaluación, para las fuentes primarias de suministro, es inevitable, hagamos lo que hagamos. Tarde o temprano, el narcisista devaluará a su presa.

No hay escapatoria. Es cuestión de tiempo solamente.


5 razones por las cuales el narcisista nos devalúa

Analizando mi caso, he encontrado que en la agenda del narcisista la devaluación, que es totalmente deliberada, responde a las siguientes razones:

1. Por envidia:

Como hemos explicado en otra ocasión, en el núcleo emocional del narcisista se encuentra la envidia patológica, un sentimiento que lo corroe interiormente y muy cercano al odio. El depredador envidia a su víctima, las cualidades de ésta que en un principio le atrajeron ahora las detesta porque le hacen sentir inferior. Cualquier otro bien que tenga su amigo o pareja amenaza su insaciable deseo de sentirse por encima, de sentirse superior. Envidia, sobre todo, la felicidad, el bien y la alegría que irradia esa persona.

Relacionado con la envidia está el odio que siente el narcisista por tener que depender del combustible de la víctima.

La forma que tiene de enfrentar este sentimiento es denigrando el objeto de su tormento, destruyéndolo si fuera posible.

El narcisista devalúa aquello que envidia, lo disminuye, lo descalifica, así se convence a sí mismo de que, en realidad, no es valioso, de que es digno de ser odiado y menospreciado.

2. Por aburrimiento:

No hay manera de llenar el vacío de un narcisista, es por eso que se aburren sobremanera y siempre están a la caza de nuevas fuentes de combustible. Como un niño que se cansa de un juguete nuevo, que antes lucía brillante y entretenido,  echa a un lado a su víctima y se va a buscar algo diferente.

Así, mientras somete a los duros trabajo de la devaluación a su fuente primaria de suministro, que le parece gastada y poco excitante, anda rondando nuevas perspectivas de suministros, comenzando la idealización de otras fuentes potenciales de combustible, las que sustituirán en su momento a la víctima cuando por fin la descarte.


3. Caída del pedestal:

Al principio de la relación, el narcisista colocó a su víctima en un pedestal atribuyéndole cualidades acordes a la imagen idealizada que había en su mente, en ese mundo de fantasía que él confunde con la realidad. El baremo que le puso fue muy alto, tan alto que es imposible cubrir expectativas tan exageradas. 

Cualquier pequeño fallo de la víctima, cualquier crítica, los inevitables desacuerdos que se generan en las relaciones humanas, el más pequeño gesto que el depredador perciba como desatención, es suficiente para que sufra alguna injuria y decida devaluar a quien le causa dicha decepción.

Lo diré por experiencia: si eres la fuente primaria de combustible de un narcisista puedes terminar exhausto, es literalmente insaciable, su demanda de atención, las 24 horas del día, no tiene límite, emocionalmente te drena, te vampiriza. En esas condiciones, es humanamente imposible estar continuamente a la altura de estas exigencias, es por eso que en cualquier momento se produce una fisura, motivo suficiente para comenzar la devaluación.

4. Para reafirmar el control

Toda la dinámica relacional narcisista está centrada en el control. Una vez que se ha asegurado que el vinculo afectivo, la atadura emocional, está bien sembrada en la víctima, la etapa de devaluación le permite reafirmar y ejercer su control sobre esta.

Controlar y manipular emocionalmente a su víctima les resulta embriagante a los narcisistas, les hace sentirse superiores y omnipotentes. Para ello necesitan someterla a todas las manipulaciones e insidiosas prácticas propias de la devaluación.

5. La más importante: obtener combustible negativo, de calidad superior al positivo

Esta es la principal razón de la devaluación, el eje de toda la vida del narcisista. El suministro que la víctima le daba hasta ahora ha perdido su frescura y potencia, la familiaridad crea el desprecio, ya no llena sus requerimientos de combustible, necesita una renovación de calidad y brillo, y para eso es, precisamente, la devaluación, para provocar reacciones negativas en la víctima, herirla y humillarla, que se enfade, que proteste, que llore y que se sienta confundida, sola y desvalorada.

Comprendo que esto nos resulte francamente chocante: ¿cómo es posible que alguien se alimente y busque deliberadamente el sufrimiento y la destrucción emocional de otro ser humano? Pero esta es la realidad cruda del narcisismo patológico, de allí su peligrosidad para la salud mental de las personas que se relacionan con los que sufren este trastorno.

De hecho, en su escala de valoración, el combustible negativo es mucho más vigorizante y atractivo. No pueden vivir sin él. No les basta el positivo para cubrir sus necesidades de suministro. Por eso es que un narcisista, en su jornada normal, siempre tiene varias fuentes, primarias, y de rango inferior, en devaluación. Ni siquiera es algo personal, lo hacen para no colapsar, esa es su sangre y su oxigeno.

Sobre este tema de la devaluación apenas hemos comenzado a reflexionar, sirva lo dicho para tomar conciencia de la importancia del conocimiento a la hora de prevenir el abuso y seguir el camino de la recuperación. Estaremos atentos a sus aportes y comentarios. Un saludo a todos.

@libresdelnarcisista


11 comentarios:

  1. Holaa!!! He leído todos tus escritos y en todo eres muy asertivo. Muchas gracias por darnos conocimientos sobre este tema. Tengo una pregunta ya que lo has mencionado varias veces, y es sobre las Fuentes Primarias e inferiores. Cuales son las características para clasificarte como su Fuente Primaria y Fuente Inferior?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias por tu comentario. La información que solicitas es muy importante y he decidido dedicar mi próximo post a este tema, espero resolver las dudas que puedan surgir. Un saludo

      Eliminar
  2. Graacias por responder!!! Ya espero tu próximo tema!!!

    ResponderEliminar
  3. Impresionante!!!una autentica radiografia de mi relacion con mi ex.te felicito por tu labor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, un saludo y adelante siempre con tu camino

      Eliminar
  4. Me gustaría compartir la devalúacion sufrida. Tuve una extraña relación con mi narcisista. Fui su fuente principal, fui novia-amiga de él. Además del trastorno narcisista que ya es mucho, también sufría un conflicto interno sexual(creo q lo tiene)él era y es gay declarado, pero siempre decía q sería feliz con una mujer. Pues a su entender conectaba mental y emocionalmente mejor con nosotras. Los hombres solo para la cama pues los consideraba básicos. Por ello era infeliz porque no podía encontrar todo lo necesario en una persona.Esta dicotomia era mental pues había salido del armario ante su entorno. El criticaba a los bisexuales por no tener claras las cosas. El se enamoro de mi a nivel mental y emocional y a pesar de ser gay, yo físicamente le parecía despampanante. De hecho me exhibía por la calle, dando imagen de matrimonio, se inflaba de orgullo. Para el yo fui una relación profunda y su homosexualidad era hándicap para ser feliz, me lo decía así. Ahora tras su descarte, desde fuera, creo que este chico se negaba lo que sentía y su atracción por mi. Varias veces se excito conmigo y se excusaba que era la circulación.el tenia un conflicto interno en el que no se aclaraba ni el. Yo Le amaba y no entendía estos devaneos. Como fuente principal q fui, todo fue muy bonito en el bombardeo amoroso. Al comenzar la devalúacion empezó a hablarme como si no quería la cosa sobre una antigua amiga de hacía 20 años, a mi me conocía de hace 10.Me dijo que hacía poco q la "repesco", se alejó en su momento de ella pero nunca me contó los motivos de ese alejamiento. Llama la atención(ahora que estoy fuera) su lenguaje cosificador "te tengo controlada", "la repesque"... Ahora me encajan las piezas de este puzzle narcisista.. Usaba en esta etapa un lenguaje frío, fatuo, degradante muy controlado y sistemático... Con el que me iba desarmado hasta no poderme ni defender

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, todo está en la mente de estos trastornados. La devaluación nos muestra el verdadero ser que se esconde detrás de la máscara, egoísta y controlador. Las piezas van encajando porque cuando lo vamos viviendo no nos damos cuenta en realidad de lo que está sucediendo sino después. Es importante en algún momento de la recuperación reconstruir los hechos y comprender lo que nos ha sucedido y salir del desconcierto para que todo quede bien cerrado en nuestra mente y podamos sanar emocionalmente. Un saludo

      Eliminar
  5. Salvo ciertos detalles ella y yo eramos casi iguales:ambas, empató as, generosas, luchadoras... Sacamos solas nuestro hogar. Mi narcisista decía que yo a ella no la llevaba ni al zapato. Mentira! Un gaslight en toda regla. Eramos iguales. En la devalúacion estas críticas y comparaciónes se hicieron más continuas. El se cuido de no presentarme a ella ni otros amigos, cuando yo no tuve problemas en presentar a los míos. Un día me dijo "no nos la das". A quienes más? Era evidente que difamo contra mi. Lamento que sepa tantas cosas íntimas de mi, no imagine Hasta donde podía llegar. Cuando eso, yo desconocía el trastorno narcisista y sufrí todo el ciclo, lo sufrí entero... Y un descarte cobarde y cruel por WhatsApp.mi conclusión es esta.
    El narcisista no nos quiso presentar a esa chica y a mi por 2 grandes motivos
    1.para manipularnos mejor. Ya que es más fácil manipular a 2 víctimas aisladas que unidas
    2.evitar el riesgo de perder a 2 fuentes principales a la vez. Porque al ser tan iguales nos podríamos amista y unir contra el. Con riesgo de abandonaré y quedarse sin la fuente principal y la sustituta. Ya no le sería tan eficaz la triangulacion.
    Perdón por este texto tan largo y gracias por leerme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo con lo que comentas, agregaría solamente que un rasgo de su narcisismo es controlar la información que reciben de sus víctimas y la que les comparten de sí mismos. Compartimentalizan la vida, para que ninguna víctima pueda conectar con otra y armar el puzzle completo. Esto lo he visto en varias ocasiones. Además, con frecuencia dicen mentiras a ambas y juegan distintos personajes según les convenga para mejor manipular y empoderarse. Lo de comparar lo hacen todo el tiempo para generar celos y para manipular. Un saludo y adelante siempre

      Eliminar
  6. Gracias por responder y estoy completamente de acuerdo contigo, no lo había pensado la verdad lo de compartimentar información etc... Llevo mucho tiempo escribiendo una especie de diario personal en el que escribi cada situación y sensación vivida con el. La etapa bonita, el maltrato...creo que me ayudo a no volverme loca. Cuando aquello desconocia el trastorno. Ahora sabiendo lo que hay. Haré una especie de esquema pormenorizado del ciclo con situaciones y ejemplos de vivencias. Mi objetivo es la conciencia completa. Gracias una vez más

    ResponderEliminar