domingo, 28 de mayo de 2017

El "Tratamiento Silencioso": una de las armas más letales del arsenal narcisista


La primera vez que considere, seriamente, terminar mi relación con el narcisista, meses antes de que lograra identificar su trastorno, fue en una de las muchas ocasiones en las que me aplicó una de sus tácticas pasivo-agresivas preferidas: el “Tratamiento Silencioso”.

La herida emocional que me produjo fue de tal magnitud, que decidí darme un respiro y cortar la relación. Lamentablemente, el narcisista en ese momento supo enredarme muy bien con sus manipulaciones y mentiras, y terminé aceptando lo inaceptable.

El “Tratamiento Silencioso” es una de las estrategias más utilizadas, y más letales, del depredador narcisista. Consiste, básicamente, en abstenerse de todo tipo de comunicación con la víctima, acompañando este gesto con una actitud fría y distante. Es “quitar la palabra” a la persona, ignorándola por completo, como si no existiera o no estuviera allí.

Con frecuencia, esta conducta la despliega el narcisista de buenas a primera, sin que le anteceda ninguna discusión o desencuentro que pudiera explicarlo. Quizás en su mente trastornada sea una forma de castigar a la víctima por algún comentario que hizo, y que él interpretó como una crítica. Nunca dice directamente la razón de su comportamiento, por lo que la víctima no logra entender la causa de su actitud, generando en ella un profundo cuadro de ansiedad y angustia.

Haya o no una “razón”, estoy convencido que el principal motivo por el cual el narcisista aplica el “Tratamiento Silencioso” es obtener, con un mínimo gasto de energía, el potente combustible negativo al que es tan adicto: frustración, enojo, miedo, ansiedad, confusión, angustia, desconcierto, etc.

Estos vampiros emocionales se alimentan del sufrimiento que generan en las personas que se relacionan con ellos. A través del “Tratamiento Silencioso” se empoderan de la víctima, muestran que son el jefe, que están en control y reafirman su superioridad.

El “Tratamiento Silencioso” es una demostración de poder. De eso va todo.

Por medio de esta táctica manipulativa el narcisista juega con los sentimientos de la otra persona, con su temor al abandono definitivo, demostrándole que puede prescindir fácilmente de ella.

Lo diré desde ya el “Tratamiento Silencioso” es ABUSO en toda regla, ABUSO con mayúscula, y una bandera roja rojísima para identificar al narcisista. No es un rasgo de carácter, ni un cambio de humor del abusador. Él lo aplica deliberadamente con algunas personas y con otras no, lo que demuestra que sabe perfectamente lo que hace y que tiene un propósito en su agenda perversa.

El silencio del narcisista es siempre significativo, trasmite desprecio, indica furia fría, busca adoctrinar a la víctima para que sea más sumisa, para castigarla y advertirle sobre las consecuencias de sus actos, demostrando su falta de empatía, su desdén e indiferencia por sus sentimientos y emociones.

Existen varios tipos de “Tratamiento Silencioso”:

a. “Tratamiento Silencioso” Presente: Cuando se ejerce estando la víctima presente. Su duración suele ser más corta, unas horas o a veces un día. El narcisista muestra una expresión impasible, una máscara glacial, responde dando el “hombro frío” (Cold Shoulder).


b. “Tratamiento Silencioso” Ausente: Se aplica en ausencia de la víctima, el narcisista desaparece sin dejar rastro durante varios días, semanas, etc., no responde llamadas ni mensajes de texto, no hay explicación previa ni advertencia, simplemente deja de comunicarse. Además de extraer combustible, es una forma de castigar a la víctima, de demostrarle lo fácil que se desprende de ella, y de disponer de tiempo libre para cultivar otras fuentes de combustible.

c. “Tratamiento Silencioso” Temático: El narcisista deja de hablar ciertos temas personales con su víctima, la conversación se limita a asuntos comunes e intrascendentes. Todo ello hace entender a la pareja que ya no es digna de su confianza, el narcisista se muestra frío y extremadamente reservado, no explica sus ausencias, mantiene en secreto sus asuntos, y la persona se siente tratada como una extraña. Esta forma sutil de silencio es un modo de devaluar a la víctima, de apartarla del círculo de sus intereses. El malestar se agudiza cuando en presencia de terceros el depredador se muestra abierto y jovial, lo que contrasta con la actitud que mantiene con la víctima, aún en presencia de testigos.

Algunas secuelas del "Tratamiento Silencioso":

El “Tratamiento Silencioso” es una táctica de manipulación tremendamente destructiva. Ataca directamente las necesidades más básicas del ser humano: las de atención y afecto, especialmente de parte de aquellos que dicen "amarnos". Por eso es tan cruel. Todos necesitamos que se reconozca nuestra existencia, cuando se nos ningunea e ignora de esta manera, nos cosifican y denigran completamente. Por eso sus secuelas son letales, para la vida psíquica y emocional del que lo padece.

No sin razón algunos se refieren al “Tratamiento Silencioso” como a un asesinato silencioso o psicológico, y su impacto puede ser mayor, incluso, que un acto de violencia física.

No permitamos nunca que nadie, bajo ninguna excusa, nos aplique esta arma de destrucción emocional y de nuestra autoestima. Y muchos menos una persona que dice amarnos, amigo, pareja, etc. A la primera señal de que nos están sometiendo al “Tratamiento Silencioso” deberíamos reaccionar poniéndonos psicológicamente a salvo y no dejando que nos destruyan y manipulen de esa manera.

Si una pareja, amistad, etc. intenta aplicarnos la “ley del silencio” y de buenas a primeras nos “quita la palabra” es un signo clarísimo del grado de toxicidad de esa persona. Se trata de abuso, no lo olvidemos, y nada más.

En una relación sana puede haber momentos de tensión, y momentos de retirada de la comunicación para evitar mayores conflictos y desencuentros, y es importante saber diferenciarlos de la conducta manipuladora y sádica del depredador emocional.

En una relación sana esos silencios son una tregua que tiene como objeto quizás aliviar tensiones y retomar la comunicación en un clima más propicio.

El “Tratamiento Silencioso” del que hablo aquí no busca la reflexión de las partes, no tiene intención de aclarar ni ofrece explicaciones de ningún tipo, no se muestra considerado ni respetuoso con los sentimientos de la otra persona. Es manipulación, abuso y empoderamiento en estado puro.

¿Cómo reaccionar al “Tratamiento Silencioso”?

El narcisista cuando somete a su víctima al “Tratamiento Silencioso” lo que está buscando es que ésta corra detrás de él y le suplique que vuelva a hablarle, que llore y que le manifieste su angustia e incluso que se culpe a sí misma por haber disgustado a su verdugo.

Si nada de esto sucede, si la víctima no reacciona, si actúa como si el asunto no fuera con ella, el narcisista se queda desarmado.

En realidad, la única respuesta indicada frente al “Tratamiento Silencioso” es NO REACCIONAR. Sé que es difícil pero no hay otra fórmula para dejar sin efecto su estrategia de manipulación. Por supuesto, si se sumerge en su silencio mohíno estando nosotros presentes, pues retirarnos inmediatamente del lugar y decirle lo más neutro que podamos: “cuando decidas hablar, me avisas”

Abstengámonos de reclamaciones, no pidamos explicaciones, ni intentemos hacerle ver lo tóxico de su comportamiento, el daño que nos hace, etc., no sirve de nada y le estaríamos dando combustible que es lo que está buscando. Simplemente sigamos con nuestra vida como si tal cosa, y cuando regrese tampoco hagamos una fiesta, actuemos sencillamente como si no hubiera pasado nada. De esta manera, haremos fracasar su tentativa de extraer combustible mediante esta insidiosa táctica manipulativa. Nada de “suministro narcisista”, ni positivo ni negativo. Nada es nada.

Estoy consciente que es más fácil escribirlo que hacerlo, pero es el camino si queremos desactivar esta bomba destructiva que es el “Tratamiento Silencioso”.

Lo mismo si se trata de un “Tratamiento Silencioso” ausente, ni llamadas ni mensajes de texto, aunque dure semanas y semanas, aprovechemos su ausencia para librarnos de su toxicidad y ocuparnos de nuestra vida. Si no lo buscamos, el narcisista necesitará saber por qué no lo hacemos, la razón de nuestra indiferencia. Para él eso significa que ya no nos controla como él creía, y tarde o temprano regresará para intentar retomar su poder sobre nosotros.

En síntesis, nuestra mayor arma frente al “Tratamiento Silencioso” es, sencillamente, ignorarlo, no reaccionar, así lo dejamos sin efecto. Sepamos que es quizás lo más que temen los narcisistas: que los ignoremos, que pasemos totalmente de ellos. A la final, heridos en su inflado orgullo, se retirarán y buscarán combustible en otra parte.

Si el narcisista te quiere manipular dejándote de hablar, ignorándote, y tratándote como si tú no existieras o fueras un extraño, ni te agobies, ni busques explicaciones que no existen, nada de angustia ni de afanes, simplemente muéstrate indiferente y no reacciones, y deja que se hunda en su silencio tóxico por los siglos de los siglos si es eso lo que quiere.

@libresdelnarcisista


21 comentarios:

  1. Magnífico una vez más. Perfectamente detallado el silencio perverso al que nos someten.
    Feliz de volver a leer más sobre este trastorno contado con tanta sensibilidad y desde la evidencia empírica.
    Gracias por tu tiempo y dedicación.
    De nuevo un placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchassss graciass!! Con gusto retomo la tarea de blog, me anima saber que otras personas pueden recibir ayuda en su proceso de recuperación. Ayudando a otros es como mejor nos ayudamos a nosotros mismos. Un saludo fraterno

      Eliminar
  2. Gracias por compartir esta información. María José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRacias a ti por tu comentario, compartir y difundir son armas para prevenir el abuso y sus secuelas. Un saludo

      Eliminar
  3. Muchas Gracias!
    Muy buena descripción. Estupendos consejos!!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario, ha sido poner por escrito la experiencia, y así ha salido. Un saludo y lo mejor para ti

      Eliminar
  4. Y cómo pueden, después de años de compartir vivencias personales y de poder hablar de todos los temas, de repente implantarte él silencio temático y solo poder tratar con ellos 1 o 2!....siempre los mismos, los que realmente querían desde el principio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo hacen, es una forma de castigar a la víctima por alguna crítica que les haya hecho. Si ésta protesta o intenta volver al período anterior les manipulan diciéndoles que la amistad está en otra etapa, y que ellos siguen siendo "amigos", pero en realidad todo es un engaño. La víctima se siente completamente devaluada como amigo y confundida, se le niega la confianza que es propia de la verdadera amistad, no hay reciprocidad ni comunicación verdadera. Por supuesto, para que el silencio temático funcione tiene que haber alguna ligadura con el narcisista que no sea fácil de romper, en mi caso se trataba de un compromiso laboral ineludible. En realidad con el silencio temático se le niega a la víctima todas las gratificaciones psicológicas que recibimos en la verdadera amistad y sólo queda un vinculo de explotación y empoderamiento bastante tóxico. Un saludo

      Eliminar
  5. Y otra pregunta...por qué su interés por la pornografia y el cibersexo, por el sexting por Whatsapp...Es una adiccion ... Buscan víctimas solo para eso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscan emociones intensas que llenen su vacío, porque además se aburren muchísimo, y convierten a las personas en objetos para su uso. De todas maneras, en sus relaciones utilizan el sexo como una forma de control y manipulación de los demás, es decir como una forma de obtener combustible que les haga sentir que tienen el poder. Me imagino que buscaran víctimas para atraparlas en su mentira y maltratarlas engañándolas como lo hacen continuamente en el resto de las áreas de su vida. Un saludo

      Eliminar
  6. Gracias por tu respuesta. Es devastador conocer qué hay seres asi.

    ResponderEliminar
  7. Y otra cosa que resulta sorprendente es qué actuan asi selectivamente. Con algunas personas con las qué se relacionan son amables y buenos amigos años y años...y excelentes esposos...Con sus "victimas" sacan su lado oscuro... Hay proposito en sus actos. Pavoroso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Cuidan muchísimo su imagen de cara a la galería, y hay personas que nunca serán devaluadas precisamente porque forman parte del entramado que se montan para mantener su "falso" yo, especialmente los narcisistas encubiertos. Con respecto, a ser excelentes esposos, lo son por un tiempo, pero tarde o temprano, someterán a su pareja a la experiencia demoledora de la devaluación, porque ese es el precio que pagan los que se convierten en la fuente primaria de suministro narcisista. De todas maneras, pocas personas, salvo la víctima, logran ser testigo de este proceso de denigración que sufre la pareja. Un saludo

      Eliminar
  8. Fuente Primaria, osea los narcisistas tienen una fuente principal?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por supuesto, usualmente su pareja o un amigo intimo, depende. Esta es la persona más cercana, la que ellos va drenando emocionalmente con más intensidad, y la que sufre todo el rigor el ciclo del abuso narcisista: seducción-devaluación-descarte-hoover. Son bastante dependientes de esta fuente principal, y si les faltara por mucho tiempo pueden colapsar psicológicamente. Siempre están en "busca y captura" de este tipo de personas que les da el combustible principal, normalmente personas con rasgos muy marcados de empatía o, con alguna frecuencia, co-dependientes. Son los más sufren los efectos demoledores del trastorno narcisista

      Eliminar
  9. Si esto lo hubiera sabido antes.....Me habría ahorrado tanto sufrimiento y tanto dolor. Nunca es tarde. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por supuesto que nunca es tarde! De estas experiencias tan dolorosas saldremos fortalecidos, la recuperación comienza desde el mismo instante en que tomamos conciencia del juego manipulador de que hemos sido víctimas. Así que mucho ánimo, y arriba esos corazones. Muchas gracias por tu comentario. Un saludo

      Eliminar
  10. Muchas gracias por tu posta En este momento estoy pasando por esto. Sin dar explicación alguna y después de celebrar súper bien su cumpleaños y darle regalo llevo 9 días sin saber nada de él y sin razón Todo parecía normal y desapareció. Ya lo he experimentado varías veces pero esta vez lo ha hecho tan repentinamente que me ha dejado un poco en shock. Lo bueno es que estoy haciendo justo lo que recomiendas, Nada, no reaccionar ni ir detrás. Actuó como si nada. Creo que tengo tal enganche que pienso que quiero que vuelva me da miedo que no lo haga más que nada porque yo soy de terminar hablando y dialogando. Gracias de verdad este articulo esta muy padre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te comprendo perfectamente porque he vivido situaciones parecidas, no te culpes por ese miedo que sientes de que no regrese, ese miedo ha sido sembrado por ellos y él lo sabe, y se aprovecha. Lo cierto es que es fruto de un condicionamiento generado por una situación en la que él ha tenido siempre el control. La buena noticia es que ese "veneno" se puede purgar, la verdad siempre nos hace libres, y la verdad es que una persona que te somete a ese maltrato tan insidioso no te merece, y lo mejor es aprovechar su ausencia y tomar de nuevo el control sobre tu vida. Por supuesto, no es fácil, pero cada día que pasas lejos del narcisista es una pequeña victoria, para tu autoestima, para decidir quien merece o no estar en tu vida. Desaparecerse sin razón es un Abuso, que no tienes porque aguantar de nadie, esa es la verdad. Otra cosa: los narcisistas nunca, pero nunca, cierran las relaciones, ellos niegan a la víctima la posibilidad de "terminar dialogando", y no lo hacen para dejarla siempre "colgando" a la espera de una explicación que nunca va a llegar y que no ofrecen. Es su última trampa manipuladora, y muy dolorosa por cierto, porque niegan el "cierre psicológico" que necesitamos para concluir ese capitulo en nuestra vida. Ellos quieren que te quedes ahí, enganchada, esperando una última conversación de despedida, pero no lo esperes, ni ofrecen explicaciones, ni reconocen nada, y sólo es una nueva oportunidad para herirte o para engañarte de nuevo. Lo mejor es que tu misma hagas tu cierre: escribe, por ejemplo, en un papel todo lo que te gustaría decirle y quémalo después, y rompe luego todo Contacto, y decide comenzar una nueva etapa en tu vida lejos de su influencia tóxica. Un saludo y espero que todo esto te pueda servir de ayuda. Ánimo siempre en todo, y aunque todo parezca difícil al principio, ya verás como al alejarte de este personaje todo comienza a mejorar en tu vida, así que mucho ánimo

      Eliminar
  11. Wowwww me siento tan identificado con todo lo que expones. He pasado por lo mismo, con un "amigo" del que posteriormente dependía mi futuro laboral. Me quedé sin trabajo finalmente y hasta tuve que cambiar de ciudad. Luego me aplicó ley del silencio. Por un tiempo dudè de mi culpa, ya no. Me llama la atención, como bien dices, que no permiten cerrar capítulos... Siempre te dejan sin decirlo una puerta semiabierta por si necesitan de nuevo tu combustible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, me alegra que coincidamos en esta experiencia tan dolorosa del tratamiento silencioso. Sí, nunca cierran las relaciones, porque además de que siempre quieren tener la puerta abierta, como bien dices, para buscar nuestro combustible, es una forma de dejarnos colgados, y de ralentizar nuestra recuperación que siempre tenemos que hacer por nuestra cuenta. Cerrar sería reconocernos como personas, y ellos, en el fondo, nos ven como cosas. Un saludo

      Eliminar