ACERCA DE ESTE BLOG

miércoles, 13 de septiembre de 2017

10 signos de Gaslighting en una relación narcisista


Gaslighting. Llevo varios días intentando escribir sobre este tema.   

Después de investigar, aquí y allá, he ido comprendiendo el juego mortal que el narcisista practicaba conmigo: Gaslighting. Ponerle nombre a la trampa que me tendió me ha ayudado a salir de mi desconcierto y a escapar.  

Hacer gaslighting es manipular a una persona para que cuestione o ponga en duda su propio juicio, o percepción de la realidad, alterando así su equilibrio emocional y psicológico.

Por lo general, los narcisistas aplican este juego perverso junto con otras tácticas de manipulación emocional: la negación, el aislamiento y la memoria selectiva, entre otras.

Revisando las notas que tomé mientras estuve en contacto con el narcisista, he llegado a la conclusión que durante toda la relación, de principio a fin, estuve sometido, de una forma u otra, al gaslighting

El abusador busca mediante este insidioso método apoderarse del juicio de la víctima y controlar la percepción que tiene de sí misma y de lo que sucede. La meta es, sencillamente, convertirla en un títere o fantoche para manejarla a su antojo.

En su propósito no escatimará medios: alterará el ambiente, fingirá no haber dicho lo que dijo, utilizará un lenguaje evasivo y ambiguo, negará tajantemente hechos evidentes, se mostrará falsamente preocupado por la salud mental de la víctima, se hará el ofendido si ella cuestiona sus afirmaciones, recurrirá a terceros para convencerla de que algo en ella no anda bien, día y noche sembrará dudas sobre sus capacidades, hará comentarios corrosivos y enfatizará sus defectos y errores.

Es todo un arsenal de destrucción masiva de enormes consecuencias para la vida emocional y el equilibrio psíquico de la persona. Se trata de violencia psicológica en estado puro, cuyas secuelas pueden persistir incluso después que la relación haya terminado.

El abuso,  aunque es continúo, se perpetra progresivamente y de manera encubierta y sutil. Sólo cuando la víctima es capaz de relacionar entre sí las diversas situaciones vividas se da cuenta del daño que ha sufrido. Lamentablemente, con frecuencia, esta toma de conciencia se produce cuando ya es muy tarde, y los efectos del gaslighting son patentes a nivel emocional y psicológico.


10 Signos de haber estado sometido o de padecer el gaslighting

¿Somos, o hemos sido, víctimas del gaslighting? ¿Sabemos identificar a tiempo los signos de esta destructiva táctica de control y condicionamiento? Responder a estas preguntas es de vital importancia a fin de protegernos de la artillería mortífera del narcisista, e iniciar el camino de la recuperación para lo cual es indispensable romper todo contacto con la persona que nos somete a esta peligrosa forma de manipulación emocional y psicológica.

En base a lo vivido, y a la información consultada, estos serían los 10 signos de que somos, o hemos sido, víctimas del gaslighting

1. El abusador se aprovecha de los miedos y vulnerabilidades de la víctima

El narcisista, que ha estudiado los temores y debilidades de la víctima en la etapa del love bombing, se valdrá de este conocimiento a fin de someterla al gaslighting  atacando sus defensas psicológicas y emocionales, y haciéndola sentir inferior o vulnerable. Por ejemplo, si sabe que ella tiene mucha ansiedad con respecto a su peso corporal, hará comentarios negativos para que se sienta insegura sobre este aspecto de su imagen física.

Sus miedos a la soledad, al fracaso, sus inseguridades, todo eso es aprovechado hábilmente por el depredador para sembrar en la víctima dudas sobre sí misma y sobre su percepción de la realidad.

2. El abusador actúa como si conociera totalmente a la víctima

El abusador actúa como si fuera un narrador omnisciente y conociera de antemano lo que piensa la víctima y su modo de ser. Nunca matiza sus afirmaciones sobre ella, sino que sus juicios son siempre categóricos. Es especialista en ponerle etiquetas y en dictar sentencia sobre sus actos. Si ella trata de defenderse o le lleva la contraria, dirá que está mintiendo o que se auto-engaña.

En ocasiones asume una postura paternalista o condescendiente, como si estuviera preocupado por la salud emocional de la víctima, o supiera, sin consultarle, lo que necesita.

3. El abusador intentará que la víctima crea que son “normales” situaciones que, en realidad, no lo son

El narcisista tratará de convencer a la víctima que lo que ella vive en el marco de su relación con él es perfectamente normal y admisible, por lo que debe aceptarlo. Si hace falta, presentará algunos casos para demostrar que lo que afirma es cierto.

Por supuesto, su propósito es ir condicionando a la víctima para que vaya asumiendo como “normales” situaciones claramente abusivas y de maltrato. Por ejemplo, ante el “tratamiento silencioso” dirá que en todas las relaciones hay momentos para estar en silencio, y acusará a la víctima de no comprenderle o de no apoyarle en su necesidad de permanecer callado. Así “normaliza” una táctica manipulativa tan tóxica y controladora como es el "tratamiento silencioso".

4. El abusador cuestiona la cordura o el juicio de la víctima

Si la víctima reacciona o le reclama la situación de abuso o de maltrato que padece, el narcisista no sólo lo negará de plano, sino que se empleará a fondo para que crea que ha perdido la cordura o el juicio. Dirá que es paranoica, o demasiado sensible, o que está sobre-reaccionando, o que está desequilibrada, o que es muy dependiente, etc.

Todas estas expresiones, que tienen un efecto bastante venenoso en la víctima, buscan hacerle creer que el problema reside en ella y en su percepción.

5. El abusador logra que la víctima comience a dudar de sí misma

El narcisista, a fuerza de denigrarla y de invalidar su percepción de los hechos y de sí misma, logra que la víctima empiece a tener dudas sobre sí misma, sobre sus juicios sobre la realidad, e incluso sobre sus capacidades.

Con el tiempo, la víctima se convierte en una persona insegura y dependiente, que busca ansiosamente la aprobación de su maltratador.

6. El abusador, ante la realidad de la víctima, tiene una memoria selectiva

El narcisista niega algunos hechos y palabras dichas en el pasado. Dirá, por ejemplo, que la cita concertada era a una hora diferente a la acordada, haciéndole creer a la víctima que está en un error o que, sencillamente, se lo figuró.  Si la víctima le reclama lo negará sin inmutarse y se hará el ofendido dado que se pone en duda su palabra. Todo esto genera confusión y desconcierto en la persona que lo sufre.

Otra forma de memoria selectiva es el “olvido” de ciertas fechas importantes como cumpleaños, aniversarios, etc. En cambio, recuerda perfectamente los fracasos y errores cometidos por la víctima en otro momento, y los trae a colación incluso sacándolos de contexto.

7. La víctima recurre a la mentira para evitar el enfrentamiento con el abusador

Aunque la persona no tenga el hábito de mentir, a causa del estrés que vive, es capaz de simular que acepta el punto de vista del narcisista y que su percepción concuerda con la de él. Así mismo, ocultará información por temor a que pueda ser utilizada en su contra por el maltratador.

De este modo, evita enfrentarse con el abusador, pues cada confrontación tiene efectos demoledores en su auto-confianza y autoestima, hundiéndola más en la pesadilla del abuso.

8. La víctima teme comunicar a otros lo que está viviendo y se aísla de los demás

Todo el proceso de erosión emocional y psicológica que genera el gaslighting hace que la víctima pierda totalmente la confianza en las demás personas, por lo que tiende a aislarse y a no comunicar a otros el calvario que está atravesando.

Con frecuencia, es el propio narcisista quien ha fomentado deliberadamente este aislamiento, cortando posibles lazos de amistad y familiares que pudieran servir de soporte emocional y psicológico a su presa.

9. La víctima se cuestiona su propia cordura mental y emocional

El gaslighting completa su arco mortal cuando logra que la propia víctima comience a dudar de su propia sanidad mental y de su equilibrio emocional. El lavado de cerebro que ha sufrido ha cambiado drásticamente la percepción que ella tiene de sí misma, y la ha plegado sumisamente bajo las garras del narcisista maligno.

Llegados a este punto, el abusador ha logrado plenamente su objetivo: la completa destrucción emocional y psicológica de su presa.  

10. La víctima presenta un cuadro depresivo

Como consecuencia final, la víctima experimenta todos los síntomas de la depresión: ansiedad, falta de motivación, desesperanza, sentimiento de abandono y soledad, vacío, llanto frecuente, etc.

La persona se siente sin fuerzas para reaccionar, pierde vitalidad, está como entumecida y apagada.


Escapar del Gaslighting: Romper todo contacto con el abusador

No todas las víctimas presentan los mismos síntomas, o en el mismo grado, ello va a depender del tipo de relación que se tenga con el narcisista, del carácter de la persona, y del tiempo que ha vivido bajo el patológico yugo del abusador.

Según sea el daño causado, la recuperación puede durar incluso años. Es posible que algunas víctimas necesiten, por lo menos en algún momento, ayuda profesional para lograr superar las secuelas del abuso que han sufrido.

En todos los casos, la condición indispensable para salir de este espiral letal es romper totalmente la relación con la persona que la ha estado manipulando a través de este venenoso juego del gaslighting.

Decretar el Contacto 0, salir del área de influencia de estas personas tóxicas y trastornadas, despertar de la pesadilla, romper las cadenas del condicionamiento y recuperar el control sobre nuestros juicios y emociones. Ese es, en definitiva, el camino para ser libres del narcisista.


@libresdelnarcisista

22 comentarios:

  1. Esta manipulación la he sufrido menos...la memoria selectiva y el tratamiento de "emocional" para negar su responsabilidad.
    Lo mío ha sido más el tratamiento de silencio y el hombro frío...Si veis, son comportamientos infantiles. Es como si solo hubiesen crecido racional, intelectual, cognitivamente...pero no emocionalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Silvia, en mi caso, en menor o mayor medida, viví durante la devaluación todos estos signos del gaslighting, con picos de mayor intensidad tóxica y momentos de respiro. Lo que me salvó de las secuelas más graves de este juego tan peligroso, además del conocimiento que empecé a tener de la realidad del trastorno narcisista, fue que nunca estuve realmente aislado, sino que gracias a Dios conservé siempre un sistema de apoyo emocional y afectivo de otras personas lo cual me sirvió de protección. No todos los narcisistas tienen el mismo grado de malignidad, o aplican las mismas tácticas, pero esta fue mi experiencia y lo bueno es haber comprendido su juego y haber logrado salir. De todas maneras, a nivel emocional, lo más doloroso para mi, y creo que para la mayoría de las víctimas, fue el tratamiento silencio. Un saludo y ánimo siempre

      Eliminar
    2. Como es el tratamiento silencioso? A mí me pasaba y no sé si será así de estar juntos en casa y existir un silencio insoportable entre los dos, como si no tuviera nada que decir, estar ausente , me hacía sentirme muy mal.

      Eliminar
    3. Hola Playa, aquí mismo en el blog hay una entrada sobre este tema del "Tratamiento silencioso" y creo que sería importante que lo leyeras porque es una de las manipulaciones más frecuentes de los narcisistas y de lo más dañina para la persona. El conocimiento te dará siempre luces y te orientará sobre como actuar frente a esa conducta completamente abusiva. Un saludo

      Eliminar
  2. Muchas gracias por el articulo todo lo que escribes es una gran ayuda para nosotros:)
    Un saludo
    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elena, un abrazo para ti y ánimo siempre en tu camino

      Eliminar
  3. Una vez más enhorabuena por este artículo!! Aquí mi ex narcisista está representado punto por punto. Narcisista peligroso de manual. Se aprovechó de mis miedos, emitía juicios sobre mi y mis comportamientos. Muy sentencioso y categórico. "tu truco está en tener autoestima" decía cinicamente, cuando el solito me la pisoteaba. Intentó aislarme de amigos y entorno pero no lo consiguió. Alegaba que eran básicos e infantiles y que el hecho que yo estuviera con ellos ya decía de mi como persona. Negaba cosas evidentes, tergiversa a, cómo no, intentó que yo dudará de mi cordura y madurez. En forma de continuos desprecios y llamándome pirada, inmadura... Etc. Mi grado de estrés y sumisión me llevó a darle la razón a pesar de mentiras y humillación. Ya no me quedaba más fuerzas y casi logro volverme loca. Entre en depresión y llegué a creer que yo era la pirada y jamás haría nada bien. De hecho empecé a ir al psicólogo fruto de mi "desorden mental" pero la psicóloga llegando a la raíz.. Descubrió que la cuerda era yo y el trastornado él. Eso si, me recomendó trabajar autoestima y asertividad. El narcisista nunca podrá conocer mi auténtica valía porque parecía recoger todos mis errores en su"libreta invisible"y su trastorno Le impedía ver lo bueno. En fin.... No puedo creer que haya gente tan venenosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno, Antonia! Recononcer que hemos sido víctimas del Gaslighting es recuperar el sentido de la verdad sobre nosotros mismos y el control sobre nuestras emociones. Coincido contigo que cuesta creer que haya personas así, de hecho me costó escribirlo porque me resulta chocante esta realidad, a pesar de que yo mismo la padecí. Estas personas están trastornadas y quieren arrastrar a otros en su pesadilla, en esa ruptura que han hecho con la realidad. Lo bueno es reconocer el juego maligno y salir a tiempo de la trampa. Un saludo y muchas gracias por tu comentario

      Eliminar
    2. De nada, la verdad es que estas haciendo una grandisima labor en informar sobre estos trastornados. Son como la flor del narciso:hermosos y llamativos por fuera y malolientes por dentro. Un abrazo

      Eliminar
    3. Antonia: ¡Muchas gracias! Ánimo siempre en tu camino, un abrazo para ti también

      Eliminar
    4. Mi narcisista era de alto grado, hasta recuerdo una vez q la luz bajo de intensidad y le dije:"creo que debemos cambiar el foco mirá como parpadea"... el me negó que había parpadeado y yo le respondí: "creo que debo ir al oculista"... en mis adentros pensé que el no lo había notado, pero hoy sé que lo que hacía era mentirme en mi cara, pensaba seguramente que yo era tonta, el tonto era el, que no sabe vivir ni amar...

      Eliminar
  4. hola,
    es la primera vez en mi vida que escribo en internet. No tengo ni Facebook para que te hagas una idea.
    Pero merece la pena, sólo por agradecerte lo que sin saberlo has hecho por mí.
    Después de leer 1.500 veces tus publicaciones, he provocado la ruptura de la relación indirectamente, tratando de contestar al (ahora ya puedo ponerle nombre), tratamiento silencioso, y todos los nombres con los que ahora puedo llamar a todo lo que me ha hecho, con otro tratamiento por mi parte.
    Esto es lo que he hecho, (aún no me creo que haya podido hacerlo) "hola, qué tal vas?" veo que estás "triste" por que no me contestas los mensajes ni nada, bueno, llegarán mejores días"..y este tipo de respuestas..Siempre como si no me dolieran las cosas.
    Una semana ha durado. Ha cortado por teléfono después de dos años con atropellamientos de libro descritos por ti en cada publicación.
    Me siento muy estúpida de haber sufrido tanto..(MUCHISIMO, créeme).
    Pero lo he entendido todo.
    No sé cómo dar las gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Delia: ¡Qué buena noticia! Muchas gracias por compartirla en el blog y todo mi ánimo y apoyo para ti en este paso importante que has dado por recuperarte el control en tu vida y en favor de ti misma. Nadie tiene que soportar una conducta tan tóxica y perjudicial como el tratamiento silencioso. No hay ninguna razón que nos haga merecedores de esa forma de maltrato y abuso emocional. Si alguien recurre a esta táctica de control y nos hace daño así, es una bandera roja que nos indica que esta persona es, definitivamente, tóxica y que la única solución es romper con ella, porque tarde o temprano volverá a hacerlo una y otra vez.
      Es importante que hayas recuperado el control. Comienza una nueva etapa en tu vida, con sus propios retos y luchas, pero abierta a la esperanza de una plena recuperación. Ese sentimiento de que hemos sido "tontos" al dejarnos abusar así es común en las víctimas cuando tomamos conciencia del engaño y del maltrato, toma en cuenta que fuimos condicionados psicológicamente a través de tácticas tan manipuladoras como el love bombing y el reforzamiento intermitente. Ahora es el tiempo de superar todas estas secuelas del abuso y de decretar y mantener un Contacto 0, curarnos del "vinculo traumático" o "mezcla potente" y alimentar nuestra autoestima y sentido de la propia dignidad. Enhorabuena por ti y adelante con tu camino

      Eliminar
    2. Muchísimas gracias.
      Sigo leyéndoos cada día para no salirme del camino..Y para superar los momentos de bajón..que los estoy teniendo, la verdad..
      Un abrazo, y muy agradecid

      Eliminar
    3. ¡Mucho ánimo!, Delia, vale la pena, te lo aseguro, así que adelante siempre

      Eliminar
  5. Hola Delia, me alegro mucho que hayas dado el paso. Yo también me han hecho el tratamiento silencioso y se pasa muy mal. Para mi el descubrir este blog ha sido un auténtico milagro, me está ayudando muchísimo. Yo los leo y los releo y me hacen muy bien.
    Muchos besos y por aqui estamos para darte animos.
    Elena

    ResponderEliminar
  6. Vamos a ver qué me sugieres... "Mi" narcisista, que en mi caso no es un ex sino un amigo, después de tratamiento silencioso de manual, con consiguiente duelo de mi parte, de vez en cuando reaparece. O sea, tras haber desaparecido de un día para otro, aplicando el silencio, tras un año de "mejores amiguitos, guay, cafés cada semana..."... sin dar explicaciones, es más, afirmando no entender mi desubicación, alegando que él "no tenía tiempo y no siempre piensa en las personas de manera constante", si yo no me manifiesto (y es lo que estoy haciendo)... me escribe. Es decir, la relación pasó a ser de repente de cafés a solo mensajes watsapp, con mi sumo desconcierto, ya que yo con esta persona había compartido amistades, proyectos, dolores y éxitos. Bueno, éxitos no tanto, porque justamente la relación la cortó cuando yo empecé a tener éxito en lo laboral. Pero, si yo no escribo (y no lo hago por dos razones: uno, no me interesa una relación solo online; dos, con todo lo que me he dado cuenta leyendo este blog, y habiendo identificado la maldad de su conducta, no pienso ni en pintura reanudar la amistad) él me escribe... chorradas: empieza con "qué tal. cómo va" a la cual contesto fríamente "todo bien", sin decir nada más. Sigue con algo como "he conocido a X que dice que te conoce", es decir, nimiedades, yo diría cotilleo. No contestar para nada no me parece buena opción, ni comentarle que no quiero estos mensajes porque básicamente yo con esta persona no tengo nada en contra y la quería mucho, pero después del tratamiento que me ha hecho, sinceramente no quiero más verla ni hablarle. Es claro que, como bien explicas, no reconoció mínimamente haberse portado mal, es más, estaba convencido de que yo me imaginara cosas. Te agradezco una opinión :) yo de momento sigo no dándole importancia, concentrándome en las relaciones que tengo que son muchas y muy positivas (lo cual demuestra que la pirada no soy yo...), lo que temo es que un día llegue la propuesta de vernos (ya no me sorprendo de nada) y en este caso no sabría cómo rechazar sin darle más combustible de comer....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chiara: Comprendo la situación que explicas porque en la última etapa de mi relación con el narcisista viví algo muy parecido. De todo lo que sufrí con esta persona aprendí lo siguiente y lo comparto contigo:
      1. Hay que cerrar la relación totalmente. Ellos no lo van a hacer. No hay soluciones intermedias. No hay que esperar una "razón" especial, simplemente sabemos que hemos sido objeto de abuso emocional y psicológico, que se trata de una persona tóxica y debemos desconectarnos completamente. Si dejamos un resquicio querrá volver a entrar en cualquier momento, y son extremadamente manipuladores y mentirosos. Podemos cerrar de una manera "amistosa", por ejemplo a través de un email, donde le comunicamos con palabras amables que queremos estar desconectados porque iniciamos una nueva etapa en nuestra vida, o por lo que sea. Lo comprenda o no, esté de acuerdo o no esté de acuerdo, es nuestra decisión. El Contacto 0 tiene que ser total.
      2. En todo esto hay una trampa que no debemos aceptar. Después de haber sido "amigos" cercanos y confidentes, él pretende reducir la relación al grado más ínfimo de un simple intercambio de banalidades. Eso es una forma de devaluación de la persona y de la amistad. No lo aceptes. Quien ha sido actor principal, no debería papeles secundarios, lo más sabio es retirarse. Tú eres una persona valiosa, no estás ahí para responder boberías. La amistad es otra cosa, y no deberías mantener así de ninguna manera.
      3. Después de comunicarle tu decisión de desconexión, cierras todas las entradas: redes sociales, etc. En mi caso, cambie hasta el número de teléfono. Intentará tenerte a la mano y que estés disponible cuando él quiera. Demuestra que tu decisión es definitiva y firme. Con estas personas no hay otra solución que el Contacto 0.

      Como experiencia te cuento que como, al final, no hubo ni el más pequeño reclamo de mi parte por su conducta abusiva, y me mantuve en la tesis "necesita estar sólo" y "no quiero estar disponible" (eso se lo repetí varias veces) sin mayor explicación, terminó por aceptarlo a regañadientes, y para mi fue una verdadera liberación y el comienzo realmente de mi plena recuperación.

      Espero que lo que te comparto te sea útil. Mucho ánimo siempre en tu camino y adelante con tu vida que es lo más hermoso.

      Eliminar
  7. ¿Si alguien me aplico está técnica de Gaslighting sin lugar a duda es narcisista, o puede que sólo tenga algunos rasgos sin caer en la patolgía?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Erick. Ninguna de las tácticas de manipulación son exclusivas de los narcisistas, incluyendo, por supuesto el gaslighting. Muchos tipos de personas con rasgos tóxicos las utilizan en algún momento para obtener algún beneficio, lo que no significa que sufran el trastorno narcisista ni mucho menos. Quizás la diferencia sea que los narcisistas manipulan casi constantemente y son verdaderos maestros consumados en ese arte del engaño y el disfraz. Además, tienen una malignidad que busca atacar la autoestima del manipulado y no siente ningún escrúpulo moral en hacerlo. Una persona "sana" en un momento dado puede manipular a otra, pero sabrá en su conciencia que ha hecho mal e incluso es probable que sienta culpa por ello. Los narcisistas, al contrario, se sienten eufóricos cuando logran manipular a otros porque eso les hace sentir que son superiores y les sirve de combustible. Un saludo para ti.

      Eliminar

  8. Me lo hizo todo. Absolutamente me tragué todo el gaslighting, pero mi esposa me ayudó en mi mayor momento de disonancia cognitiva y reaccione cerrandole la puerta en las narices a este ser maligno, con la ayuda de mi mujer y hasta un abogado, a eso tuve que recurrir, yo ya tenía una depresion severa diagnosticada junto a crisis de ansiedad estuve hasta tomando ribotril.


    Sañudos.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias, no hace mucho me di cuenta que sufrí éste tipo de violencia. Una pareja que se comporto tal y como lo describen durante 3 años y una persona en mi familia prácticamente toda mi vida. Todo el tiempo pensé que era yo el del problema y hice todo lo posible por cambiar pero todo era peor, cambie totalmente y ahora me siento muy confundido, necesito ayuda. Gracias por conpartir esta información, realmente gracias.

    ResponderEliminar