ACERCA DE ESTE BLOG

jueves, 6 de septiembre de 2018

¿CÓMO ENFRENTAR EL TRATAMIENTO SILENCIOSO? EL MÉTODO DE LOS 5 PASOS


"Its a new day"- Pascal Campion

¿Cómo puedes defenderte ante el tratamiento silencioso del narcisista? Del arsenal de su juegos malignos, este es uno de los más difíciles de encarar. Se trata, quizás, de su táctica pasivo-agresiva preferida para manipular y ejercer violencia sobre la víctima.

Como hemos señalado en otras ocasiones, la base de cualquier estrategia de enfrentamiento del narcisista es el método de la piedra gris: NO REACCIONAR emocionalmente,… ni enfado, ni tristeza, ni preocupación, nada de nada, sino mostrarnos fríos como el hielo, distantes, indiferentes, aburridos,…

Sin embargo, no es fácil abstenerse de reaccionar emocionalmente ante una  práctica tan desestabilizadora como el tratamiento silencioso. Reflexionando sobre ello, y con base en mi propia experiencia, quiero proponerte una estrategia para defenderte de este silencio tóxico.

Se trata, en concreto, de 5 pasos que puedes tomar frente al mutismo del narcisista, enmarcados en el método de la piedra gris, y que puedes adaptar a tu circunstancia personal. A continuación, paso a describirlos:  

1. IDENTIFICAR EL TRATAMIENTO SILENCIOSO COMO LO QUE ES: ABUSO

El primer paso es aprender a reconocer cuando alguien te está sometiendo a este juego tóxico del tratamiento silencioso y llamarlo por su verdadero nombre: ABUSO.

En una relación sana puede haber silencios, ya sea por tensiones, o por cualquier otra razón. Con frecuencia, uno de los dos comunica al otro su deseo de estar a solas o en silencio. Posteriormente, en un clima más distendido, los involucrados son capaces de escucharse, aclarar sus diferencias, dialogar.

En cambio, un narcisista jamás te anuncia previamente su silencio tóxico, él simplemente empieza a ignorarte, a tratarte con extremada frialdad, a no dirigirte la palabra, a actuar como si no existieras.

El silencio que puede suscitarse en una relación emocionalmente sana puede que sea incómodo, pero no tiene como objetivo torturar emocionalmente a la otra parte. El silencio de los narcisistas, en cambio, es otra cosa, está cargado de hostilidad, es frío, distante, busca castigar, doblegar.

Luego, cuando abandona su mutismo, no te ofrece ninguna explicación de su conducta. No hay de su parte ningún interés genuino en dialogar, simplemente vuelve a hablarte porque él así lo decide, según las necesidades que tenga de combustible y los objetivos de su agenda.

Kveller
El silencio del narcisista no busca aliviar tensiones ni reflexionar, sino despojarte de todo sentimiento de poder. Así obtiene un delicioso combustible, merced a tu aniquilación emocional y psicológica.  

Una de las tácticas del abusador para que no identifiques el abuso, es minimizar la toxicidad de su conducta y hacerte creer que su mutismo hostil está dentro de lo normal. Si le reclamas, tú estás, desde su lógica manipuladora, sobre-reaccionando, o eres extremadamente sensible o dependiente. Intentará confundirte, te acusará de no ser capaz de comprenderle, de ser egoísta, o muy absorbente, etc.

Así consigue que no reconozcas el abuso o que no lo percibas como tal. Parte del gaslighting del narcisista es encubrir el carácter abusivo que encierra el tratamiento silencioso, lograr que te vuelvas tolerante a su juego, que creas que se trata de problemas relacionados con su carácter, “pobrecito, es que él es así”, o que lo relativices y lo aceptes, sin más.

Es necesario llamar a las cosas por su nombre, e identificar el ABUSO como ABUSO. El silencio narcisista ataca directamente tus defensas emocionales, te despoja de tus derechos a recibir apoyo de parte de aquellos con los que mantienes un vínculo, te coloca en una posición de indefensión psicológica con graves secuelas para tu autoestima.

El tratamiento silencioso es la gran bandera roja para identificar la toxicidad de cualquier relación. No es un comportamiento aceptable, se trata de una agresión psicológica en toda regla. No lo minimicemos ni lo justifiquemos nunca. Reconozcamos cuando alguien intenta manipularnos y controlarnos a través de este juego maligno y marquemos de ipso facto una estrategia psicológica de defensa.

2. NO PEDIR DISCULPAS AL NARCISISTA

Si el narcisista  no te habla, si te ignora, si se niega a conversar contigo temas pendientes, si te trata con extremada frialdad, si se hace el ofendido, no se te ocurra pedirle disculpas: ¡tú nos has hecho nada que merezca ese trato infame! El abusador se enfada por cosas que sólo están en su mente trastornada y que ni siquiera tienen sentido.

Él nunca te dirá la razón de su mutismo, porque ese es su juego, quiere que adivines, que te culpabilices, que te devanes los sesos preguntándote qué será lo que le pasa.

Es en esa tesitura cuando muchas víctimas cometen el error de pedirle disculpas  por cosas que no han hecho, con la esperanza de aplacar al depredador y lograr que deponga su silencio hostil.

Esa es la trampa del tratamiento silencioso. Doblegarte con su furia fría hasta el punto de que aceptes cargar con una culpa que no es tuya. Su decisión de  sumergirse en un silencio tóxico no es tu responsabilidad, es de él. Si pides disculpas estás alimentando la falsa realidad del narcisista, justificando su conducta abusiva.

Malika Favre
La verdad es que él está enfadado por pequeñas cosas, palabras, gestos, acciones, etc., que él ha interpretado como una amenaza a su régimen de poder. Con su silencio tóxico está defendiendo su sentido inflado de superioridad, quiere ratificar que eres inferior, que él está por encima, que te domina y controla.

Él jamás te va a decir esto. Ocultarte lo que está en su mente forma parte del castigo. Además, los narcisistas se creen con derecho a actuar de la manera que mejor les convenga, sin tener que dar explicaciones de las razones que mueven su conducta.

Ante un acto de esta naturaleza hay que aferrarse a los hechos, y los hechos son los que son: tú nos ha hecho nada, absolutamente nada, que merezca ese trato vejatorio, razón más que suficiente para que no tengas que pedir disculpas.

Es más, te sugiero, jamás pidas disculpas, ni al narcisista ni a nadie, por cosas que no has hecho o por cosas que ignoras. Si alguien se enfada contigo y te quita el habla, lo menos que puede hacer es decirte la razón de su enojo. No permitas que nadie te manipule y te someta al juego tóxico de tener que estar adivinando las causas de su enfado.

3. TOMAR EL CONTROL

Frente al silencio maligno de estos depredadores no actuemos desde nuestra lógica empática: nada de reproches, ni de preguntas, nada de lágrimas ni de gestos de angustia o preocupación. Eso es, precisamente, lo que está esperando el narcisista

El paso a seguir, en cambio, es tomar el control de la situación.

El modo de hacerlo es estableciendo algunos límites. Por ejemplo, en el caso de un tratamiento silencioso presente, decirle al narcisista con un tono muy calmado, sin enfado, sin resentimiento, sin pizca de emoción, lo siguiente:

“Si algo te ha molestado necesitamos hablar sobre eso. Dado que ahora no quieres hacerlo, voy a salir por 2 horas y cuando regrese podemos conversar sobre los motivos de tu silencio. Te daré un tiempo para pensar sobre lo que quieras decirme”. 

Nada de ruegos, ni de llantos, ni de escenas. Sin quedarnos allí esperando alguna reacción, nos marchamos de inmediato. Incluso, en el hipotético caso, que intentara detenernos y nos dijera que quiere hablar, negarnos rotundamente a ello: “¡NO!, me marcho por 2 horas y regreso.”

Si en vez de establecer un plazo, le decimos al narcisista que cuando él quiera volver a hablar, simplemente, que nos busque, nos estaríamos situando en una posición de espera, en un estado mental de debilidad e indefensión, a merced de su decisión. Él seguiría teniendo el poder.

Porque de esto va todo, amigos, del afán de control del narcisista, eso es lo que está detrás del tratamiento silencioso.

En cambio, si somos nosotros los que establecemos los tiempos para volver a hablar, el poder vuelve a nuestras manos y dejamos sin efecto su objetivo de controlarnos.

Silencio
Hemos puesto como ejemplo 2 horas, pueden ser 3 días, lo que la víctima decida, aquí lo que importa es que en ese lapso de tiempo ella no esté disponible para hablar con el abusador, quiera él o no.

En el caso de un tratamiento silencioso ausente, el procedimiento es el mismo, se le dice al narcisista, ya sea a través de un mensaje o de un correo, que durante una semana vamos a bloquearle de todos nuestros medios de comunicación: teléfono, Whatsapp, etc., es un tiempo de espera que le concedemos para que reflexione sobre las causas de su silencio o de su ausencia. A partir de esa fecha, en el día fijado, tendrá la oportunidad de conversar y aclarar las cosas.

El punto capital de todo es que la víctima controle cuando se cierra el canal de comunicación y cuando se abre, así de claro.

Aquí la víctima tendrá que luchar internamente contra el “tirón” del vínculo traumático, que la empujará a abrir la puerta al menor gesto de condescendencia del depredador. Él intentará aprovecharse de su anhelo por una vuelta a la época dorada de la relación.

No cedamos ni un milímetro. El tratamiento silencioso es un asunto muy delicado que genera graves daños a nivel emocional y psicológico. Privar a una persona de la atención y el afecto que necesita, jugar con sus miedos a ser abandonada, es violencia psicológica. Plantemos cara y no toleremos esta agresión.

La clave está, repito, en tomar el control de la situación. No podemos evitar que el narcisista nos someta a su venenoso silencio, pero si podemos decidir cómo responder: establezcamos límites claros, que sepa que durante un lapso de tiempo no estaremos disponibles. Una decisión que él no podrá controlar y que nos resitúa en una línea defensiva frente al abuso.

4. MARCHARSE: ¡SALIR DEL AMBIENTE TÓXICO!

El siguiente paso es cumplir lo que hemos dicho al narcisista: marcharnos efectivamente, no tener ningún contacto con él durante el plazo, las horas o los días, que le hemos fijado.

En torno a una persona que está aplicando el tratamiento silencioso siempre hay una atmósfera de tensión y hostilidad. Normalmente, el abusador acompaña su mutismo con una mirada de desprecio e indiferencia. No tienes por qué soportar este entorno tan asfixiante. Tras haber emplazado al narcisista, y retomado el control, sal enseguida de ese ambiente tóxico.

Es el momento de dar un paseo, visitar un parque, sentarse en una terraza o en un lugar bonito, respirar hondo, relajarse. Sea cual sea el sitio que elijas, que sea un lugar que te haga sentir feliz, en calma.

Slowwwww - Pascal Campion
También puedes optar por encontrarte con algunos amigos o con familiares. Interactuar con personas verdaderamente empáticas siempre tiene efectos oxigenantes.

Lo más importante: no estés triste, ni preocupado. La meta del narcisista cuando te aplica el tratamiento silencioso es torturarte mentalmente. Hay que romper el ciclo de los pensamientos. Cesa de hacerte preguntas, eso es una forma de control.

Siéntete libre con respecto al teléfono, nada de llamadas, ni de whatsapps, nada de mensajes, es más, te invito a que durante esas dos horas, apagues el móvil, si es posible, o lo silencies. Siente la liberación de no tener que estar pendiente de que esta persona abusadora se quiera comunicar contigo.

Un excelente ejercicio es reforzarse a uno mismo con frases que alimenten la propia autoestima: soy una persona valiosa, merezco respeto y consideración, nadie tiene derecho a tratarme de esta manera tan abusiva. Yo soy fuerte, empático, generoso, sincero, inteligente, leal, capaz, soy una gran persona y voy a defender mi dignidad y a recuperar el control sobre mi vida.

Esto es darle la vuelta al tratamiento silencioso y hacerlo ineficaz. El narcisista, cuando nos impone su silencio, quiere que sintamos que no somos importantes, quiere desvalorarnos,  anularnos. Puesto que ya sabemos esto, no le demos cabida a estos sentimientos negativos.

5. DE NUEVO CON EL NARCISISTA: LA HORA DE LA VERDAD

Pasadas las 2 horas, o el tiempo que hayas fijado con el agresor, vuelves a encontrarte con él para preguntarle si está dispuesto a hablar sobre aquello que le ha molestado y que ha motivado su silencio.

Es altamente probable que esté muy enfadado, él esperaba que reaccionaras emocionalmente a su silencio abusivo; en vez de eso has establecido unos límites, te has hecho con el control de la situación y, al marcharte de su lado, has marcado distancia.

No lo olvides: si no hay contacto, no hay abuso. Es cierto que le queda el combustible de pensamiento, la satisfacción sádica que siente, aunque no te vea, al prever, dado que te conoce, tu reacción ante su agresión; pero esto le dura bien poco, enseguida necesitará saber de primera mano si ha logrado desestabilizarte emocionalmente.

Todo esto despierta la furia fría del narcisista que no soporta perder poder y que otros dicten las reglas del juego y se hagan con el control. Sencillamente, no lo soporta.

Al regresar, puede suceder que siga encerrado en su mutismo tóxico, y que ni siquiera responda a tu pregunta. Sea como sea, mantén la calma, no reacciones emocionalmente. Nada de reproches, ni de discursos. Dado que esta persona te ha quitado el habla, y no está dispuesta a comunicarte el motivo, llega para ti la hora de tomar decisiones importantes.



La hora de poner fin a esta relación tan altamente abusiva para ti. Es una cuestión de dignidad.

Piensa que él ha despreciado el regalo que le ofreces de tu escucha y de tu atención. Tu tiempo y tu vida merecen respeto. No puedes permanecer supeditado a que él quiera devolverte, cuando le apetezca, la comunicación. Eso lesiona tu autoestima.

El tratamiento silencioso es razón más que suficiente para salir definitivamente de la vida del alguien, porque una persona que actúa de esta manera está demostrando a las claras ser emocionalmente inmaduro e infantil.

El narcisista carece de competencias para comunicarse de forma sana y transparente, no lo va a hacer, está atrincherado en sus defensas, por eso su conducta es hostil y manipuladora, especialmente cuando su falso yo grandioso percibe alguna amenaza.

Precisamente, si logra imponerte su control abusivo a través de su silencio maligno y devastarte emocionalmente, respirará aliviado porque sentirá que ha ratificado su superioridad sobre ti.

Esto no va a cambiar. Quien espere que el narcisista se comunique de forma asertiva y exprese claramente lo que siente y piensa, peca de ingenuidad y proyecta en él su lógica empática. Estamos ante una personalidad completamente rota e infantil, que vive en permanente estado de guerra, defendiendo su falso ego ante propios y extraños.

Se comunicará sí, pero a través del engaño y la manipulación, a través de juegos tan tóxicos como el tratamiento silencioso, no sabe hacer otra cosa, esa es la forma que conoce para sobrevivir, para proteger la falsa idea de superioridad que tiene de sí mismo.

Llegados a este punto, no tiene caso que sigas dando oportunidades al narcisista, sería exponerte a más abuso, a más manipulación, lo indicado es que establezcas de inmediato el Contacto 0. En caso de no ser posible, inicia una medida de Contacto Mínimo, reduce a lo estrictamente indispensable tus interacciones con el narcisista, establece con claridad tus límites y cesa de alimentarlo con tus reacciones emocionales.

Puede suceder que el narcisista, abandonando su mutismo, te ataque verbalmente con alguna de sus descargas malignas, te insulte, o inicie alguno de sus discursos culpabilizadores. De nuevo, mantén la calma, no entrés a discutir con él ni le respondas. Si alza la voz, o se pone manifiestamente agresivo, sencillamente, abandona de inmediato el lugar.

Muchos narcisistas, cuando se ven confrontados por su comportamiento abusivo, culpan a la víctima de su conducta, haciéndole creer que ella lo ha provocado. No aceptes estos argumentos que esgrime con el único propósito de manipularte. Con total sosiego dile: “No acepto tus argumentos, pero no los voy a discutir. La decisión de quedarte en silencio es tuya y no mía, tú eres el responsable de tus propias acciones”.

No lo olvides nunca, la víctima real eres tú, tú eres quien ha tenido que soportar este comportamiento vejatorio y perverso.

Lo que nunca debes permitir, por tu propia dignidad, es permanecer a la espera hasta que él decida reabrir la comunicación, y mucho menos que pretenda regresar y salir de su mutismo tóxico, sin explicarte las razones reales de su comportamiento.

Como eso no va a suceder, cómo él nunca te va a confesar que detrás del tratamiento silencioso lo que hay es una estrategia de control y de poder, la única solución sana y coherente es romper totalmente, en la medida de tus posibilidades, con esta persona abusiva.

Recuerda: Si alguien utiliza el tratamiento silencioso contigo, o con otras personas, es razón más que suficiente para no volver a establecer un vínculo de confianza con esa persona.

Sin confianza no hay relación humana posible, por eso el narcisista cuando aplica el tratamiento silencioso está decretando la sentencia de muerte al vínculo que tiene contigo, su proveedor de combustible. A la larga él resulta el gran perdedor de su propio juego maligno, porque sin fuente de suministro no puede subsistir psicológicamente.

En resumidas cuentas, la hora de la verdad, el paso nº 5, es siempre el Contacto 0.

@libresdelnarcisista



jueves, 16 de agosto de 2018

10 CONSEJOS PARA EL CONTACTO O











Queridos amigos y amigas, he reunido aquí estas 10 viñetas: 10 consejos a tomar en cuenta a la hora de establecer el Contacto 0la medida estrella para salir de las redes del depredador narcisista. Están pensados sobre todo para quienes todavía se mantienen en contacto con el abusador, o se están iniciando en el proceso. 

El Contacto 0 no es un acto impulsivo o visceral, sino el fruto de una decisión bien pensada. Marcarnos un plan, seguir unas estrategias, prevenir las dificultades, favorecerá que logremos nuestro objetivo: iniciar el camino de la recuperación, superar las secuelas del abuso, especialmente el vínculo traumático, y escapar de las garras del narcisista.

A través del Contacto 0 volvemos a asumir el control y el poder sobre nuestra vida, control y poder que el narcisista nos arrebató cuando nos cosificó, cuando nos convirtió en meras fuentes de combustible para el sostenimiento de su falso yo grandioso.

Ahora es tu momento, amigo, amiga, el de recuperar tu dignidad, el de ser libres del agresor perverso, el tiempo del Contacto 0. 

Aprovecho para dar las gracias a todos los lectores que participan en el Blog, particularmente a través de los comentarios, testimoniando su solidaridad y empatía. Aunque estoy atento a todos sus aportes, no siempre logro responder a tiempo según es mi deseo, y ustedes merecen. Gracias por la comprensión y el afecto y sigamos adelante, animándonos mutuamente y compartiendo entre todos, generosamente, experiencias y palabras de aliento.

Un abrazo para todos,

@libresdelnarcisista

martes, 24 de julio de 2018

¿A QUIÉNES ELIGE EL NARCISISTA COMO VÍCTIMAS?


¿A quiénes elige el narcisista como fuentes de combustible? ¿A los más débiles? Pensar eso es desconocer las pretensiones del ego inflado del abusador. Él busca gente llena de vida, con buenas cualidades, a las que primero idealiza y luego, cuando el combustible positivo pierde su potencia, devalúa y descarta. 

En su pensamiento mágico, el narcisista querrá apropiarse de tus rasgos positivos y dado que es imposible, calmará su frustración y su envidia patológica, intentando destruir tus buenas cualidades, atacando tu autoestima. 

Amigo, amiga, aunque en este momento es posible que te sientas devastado por el paso del depredador emocional por tu vida, te invito a que identifiques todo lo bueno, lo hermoso y lo verdadero que hay en ti: ¡Ese eres tú, verdaderamente!

¡Tú eres una persona valiosa! y nunca has dejado de serlo. Re-encontrar esa perla preciosa que eres tú mismo, con tus virtudes y también con tus defectos, es el camino de la recuperación. 

En realidad, el narcisista ha fracasado en su intento de destruir tus cualidades: ¡Siempre han estado en ti aunque haya ahora que curarlas y fortalecerlas! (no lo olvides). 

Un abrazo, y adelante con tu vida, el regalo más hermoso.

© Libresdelnarcisista


jueves, 12 de julio de 2018

12 CARACTERÍSTICAS DE LAS PERSONAS CON TRASTORNO NARCISISTA


El trastorno de la personalidad narcisista tiene unos criterios de diagnóstico definidos en el DSM, un índice de trastornos mentales que sirve de referencia a nivel internacional. Normalmente, se establece que una persona sufre de narcisismo patológico, cuando en su patrón continuado de conducta se observan por lo menos 5, de los siguientes 9 rasgos: 

1. Grandiosidad tóxica

2. Fantasías de éxito ilimitado.

3. Sentirse único y especial

4. Creencia de "estar en derecho".

5. Falta de Empatía

6. Envidia tóxica

7. Relaciones interpersonales de explotación de los demás.

8. Comportamiento arrogante.

9. Necesidad excesiva de admiración y atención (combustible o suministro narcisista

A estos 9 criterios, hemos agregado, por su importancia, otras 3 características: hipersensibilidad a la crítica, furia patológica y problemas de autoestima. No son los únicos rasgos que definen a un narcisista, ni mucho menos, pero si son los más aceptados por la comunidad científica.

Es bueno recordar lo que decíamos en otra ocasión: ¡No todos los narcisistas sufren el trastorno narcisista!  El narcisismo abarca un amplio espectro, hay personas que en determinadas circunstancias manifiestan un perfil narcisista de comportamiento, pero que, sin embargo, no padecen este grave desorden de la personalidad. 

Aunque lo recomendable es siempre la prudencia, sobre todo si carecemos de un informe médico definitivo, a la hora de afirmar que tal sujeto padece el trastorno narcisista, la información que compartimos debe servirnos de orientación y ayuda, especialmente si hemos sido víctimas de una relación abusiva con una persona tóxica, que exhibe, en su patrón de conducta, signos evidentes de narcisismo patológico.

Un saludo a todos, y mucho ánimo en el camino de la recuperación.

©LibresdelNarcisista