domingo, 8 de octubre de 2017

RECONOCER AL NARCISISTA: QUITARLE AL LOBO LA PIEL DE CORDERO


Identificar el narcisismo patológico de la persona con la que se ha estado en relación es, con frecuencia, un largo y tortuoso proceso cuyo punto de inflexión suele ser el desvelamiento de la falta de empatía del agresor, un rasgo de su trastorno narcisista que se hace patente, casi siempre, en la fase del descarte, cuando el abuso ya ha sido perpetrado. 

La víctima percibe, en ese momento con claridad meridiana, la insensibilidad de su maltratador ante el impacto emocional que su crueldad y su indiferencia causan en ella misma, y en otras personas. 

Hoy día, muchas víctimas logran salir de su desconcierto buscando por la Red, en páginas web, foros, canales de vídeo, etc, la respuesta que necesitan,  es así como descubren el Trastorno Narcisista de la Personalidad, y todas las piezas del puzle comienzan a encajar. Normalmente quedan en estado de shock.  A veces de los 9 criterios de diagnóstico del DSM, pueden identificar no 5, que es lo mínimo para determinar que una persona sufre dicho trastorno, sino los 9. Han estado vinculadas con un narcisista de manual.

Todo lo que han vivido cobra sentido. El ciclo de la relación, las manipulaciones, su comportamiento errático y explotador, los efectos del acondicionamiento emocional, los abusos, todo, absolutamente todo, se corresponde al perfil del trastorno narcisista ¿Cómo no se habían dado cuenta antes?

Sencillamente, estaban bajo los efectos hechizantes del love bombing, y no sabían nada acerca del narcisismo patológico. Desconocían la existencia de esta realidad.

Por supuesto, desde el principio de la relación perciben actitudes y conductas que debieron alertarles de la personalidad tóxica del sujeto. Son las llamadas “banderas rojas”, o red flags como se dice en inglés, y que sirven de indicadores reflectantes sobre el posible problema de narcisismo de una persona. 

Los narcisistas, que estudian bien a su víctima antes de engancharla, se dan cuenta de su desconocimiento sobre el tema. Su perfil empático y confiado les atrajo. Como buenos depredadores reconocen el olor de su presa, que pace incauta en medio de los calores de la sabana. 

Sucede, además, que la víctimas no relacionan los hechos y signos entre sí. Carecen de perspectiva, de una visión de conjunto. Eso sólo se logra con  el tiempo. Un solo rasgo, o una situación concreta, no define el narcisismo de una persona. Tienen delante de sí las banderas, algunas rojas rojísimas, pero las consideran aisladamente: la palabra que dijo, lo que hizo aquel día, etc., no vinculan una cosa con otra, no atan los cabos de la cuerda, es por eso que no logran ver al lobo vestido de oveja. 

Hay personas muy envidiosas, por ejemplo, otras son iracundas, otras tienen una visión negativa de la vida, algunas sufren altibajos en su autoestima, otras manipulan en momentos puntuales, etc. Todas estas características están presentes en los narcisistas, y sin embargo, no todas estas personas son, propiamente hablando, narcisistas, pues lo que define el trastorno es el conjunto de rasgos de la persona, la sumatoria de todos ellos, y su continuidad en el tiempo, lo que constituye en sí un patrón estable de personalidad.

Está claro que lo ideal sería tener un diagnóstico médico, pero como en la mayoría de los casos es casi imposible, se han de reunir los datos disponibles, interrelacionarlos, contemplar todas las banderas juntas, a fin de lograr reconocer al lobo disfrazado, es decir, al narcisista

Por cierto, ni todas las personas tóxicas son narcisistas, ni todos los que tienen rasgos narcisistas de personalidad padecen dicho trastorno.  

A veces, incluso públicamente, se tacha de narcisista a personas que quizás tengan rasgos tóxicos de personalidad, pero que no son, propiamente hablando, narcisistas, en el sentido de sufrir dicho trastorno.

Hay que ser prudentes. Personas tóxicas hay por todas partes, en la oficina, en la familia, entre los vecinos. Lo indicado sería no relacionarse con ellos, pero no a todos se les puede decretar el Contacto 0, y, en la mayoría de los casos, ni siquiera es necesario.

Parte de la sabiduría de vivir es aprender a lidiar, lo mejor que se pueda, con la gente tóxica presente en el entorno de cada quien. 

Pero el caso de los trastornados narcisistas, y de los que sufren algún desorden de  tipo psicopático, es diferente. Su grado de peligrosidad es tal que no hay posibilidad de soluciones intermedias. Relacionarse con un narcisista suele acarrear unas secuelas devastadoras. Se trata de verdaderos depredadores emocionales.

Hay un antes y un después tras el paso del narcisista por la vida de la víctima. Como esos huracanes que arrasan las islas del Caribe, sus efectos son, francamente, demoledores, afectando especialmente la integridad emocional y psicológica de quienes se relacionan con ellos. Los que han sufrido este tipo de abuso lo saben bien.

Por todo lo dicho, es prioritario aprender a reconocer a estos lobos que deambulan entre la gente disfrazados de ovejas. Hay que quitarles la falsa piel de cordero que los cubre. Identificarlos a tiempo para no caer en sus garras malignas. Con este objetivo, se escribirán algunas entradas sobre las banderas rojas del narcisismo, los indicadores que pueden alertar a la potencial víctima sobre la posibilidad de que se esté relacionando con un trastornado de esta especie, o de que sea ya víctima del mismo.

En el camino de la recuperación del abuso, el conocimiento y la información son los mejores aliados. Un saludo.


© LibresDelNarcisista


32 comentarios:

  1. Muchas gracias por el trabajo que haces y que tanto nos ayuda. Qué tengas buen comienzo de semana.
    Un abrazo
    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por tu comentario y por tus aportes. Lo mejor de lo mejor hoy y siempre para ti

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo, hasta que no conseguí identificar un patrón de comportamiento en su conjunto no me di cuenta de que estaba ante algo anormal. Efectivamente, no era una persona toxica y nada más...
    Creo que realmente esta ha sido la primera vez que me he encontrado con un TPN en toda mi vida. Puede que hayan pasado cerca pero no había llegado a interactuar íntimamente con ninguno. Es en ese contacto cercano cuando lo sufres y lo ves.
    Ha sido una lección de humildad, yo me creía una persona preparada, inteligente, fuerte, vivida...jajajaja.
    Es cierto que la diferencia está en lo que dices, tras el paso de una persona con este trastorno te sientes devastada...tienes que reconstruirte...a tu edad! es increíble...
    Os cuento, hoy me he levantado con una sensación curiosa...Percibo que este elemento está esperando que yo me ponga en contacto con el, está seguro de que lo haré...él no se mueve, solo espera...Me corre un escalofrío.
    Es real esta sensación o es otra jugarreta de mi mente?
    Gracias. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la vida real, muchas veces desconfio de mi intuicion, incluso en algunos casos prefiero no hacerla caso si no tengo razones de peso. Tras haber tenido una pareja narcisista, he aprendido (a las malas), que con los narcisistas la intuicion es jodidamente fina, llegando a extremos como el que te esta pasando, de saber que esta tramando el narcisista, aunque no sepas nada de el, ni te haya dado ningun indicio. Parece magia, pero no lo es. Yo creo que es porque el registro en el que actuan de los narcisistas se mueve en nivel muy profundo de conciencia, mas alla del subconsciente, donde residen las emociones primarias del ser humano. Cuando has vivido el que alguien te toque (manipule) en ese nivel, no se como, pero tomas una nueva consciencia ligada a ese nivel. Es como si algo te hablara desde ese nivel profundo.

      Eliminar
    2. Silvia, me alegra que coincidamos. Pienso que esa sensación es fruto del condicionamiento emocional y psicológico, fruto de la influencia manipuladora a las que has sido sometida al mantener una relación con un narcisista, basada en el control y el empoderamiento. Sí, es probable que espere que tú lo busques, de hecho son tan manipuladores que calculan sus ausencia para provocar en nosotros, precisamente, esa tensión. Viví este tipo de cosas durante un tiempo en que la relación permanecía “abierta”, aunque prácticamente no nos veíamos nunca. Pero me di cuenta de la trampa. Esa ambigüedad me impedía romper las ataduras y comenzar de verdad a recuperarme, porque siempre existía la posibilidad de que él apareciera o que yo lo buscara, lo que me generaba ansiedad. Tuve que cerrar- cerrar, poner fin de la mejor manera que pude. Al principio, estoy seguro, estaba convencido que yo lo buscaría, pero eso no paso, gracias a Dios. Me escribió un Email y yo no le respondí, y ahora está desaparecido totalmente. El narcisista nunca va a cerrar porque él juega con su ambigüedad porque sabe que tiene posibilidad de seguir manipulando y controlando, incluso en su ausencia. El podrá pensar que tú lo vas a buscar, pero tú no estás obligada a hacerlo, para nada. Mantente firme en tu libertad y defiéndela. Un saludo

      Eliminar
    3. kaervas: Es así, como dices, especialmente cuando todavía estamos bajo el impacto emocional y el condicionamiento psicológico al que hemos sido sometidos por esta persona tan altamente manipuladora. Intuitivamente nos anticipamos porque hemos aprendido, a ese nivel profundo que tú dices, a reconocer cómo actúa el abusador. En la medida en que el Contacto 0 avanza, nos vamos desligando psicológica y emocionalmente, nos desconectamos. Esa es la verdadera liberación. Un saludo y gracias por tu aporte

      Eliminar
    4. Firme estoy. Cerrado el acceso a mí personalmente. El problema reside, creo, en que tarde o temprano me lo encontraré en la Empresa. Es por eso que tengo esa sensación, porque, aunque quiera, del todo todo no puede considerarse cerrada la relación de momento...trabajamos juntos...El lo sabe...Eso es lo que "noto"...En fin...fuerza.
      Besos.
      Gracias por tu comentario Kaervas!

      Eliminar
    5. Y si, reflexionando,...es el condicionamiento.

      Eliminar
    6. ¡Qué bueno, Silvia! Me alegra saber que estas consciente de lo que hay. Considero tu situación, la verdad, me hace recordar mi último año con el narcisista, en que tuve que mantener el contacto por cuestiones laborales. No fue fácil, pero aquí estoy. Mucho ánimo, y adelante.

      Eliminar
  3. Entrada realmente brutal, has plasmado perfectmente pensamientos que tenia desde hace tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Kaervas, a veces las cosas que escribimos son el resultado de esos pensamientos que llevan tiempo cocinándose dentro de nosotros. Un saludo y adelante siempre

      Eliminar
  4. Hola! Genial el aporte, como siempre. Yo también creo que esperan ser buscados , sobretodo si como en mi caso, siemore volvía en plena coleta narcisista (pues manifestaba mi autonomía y luego volvía arrepentido pidiendola disculpas por mi "impulsividad") ERRORRRR!!!! Sólo das poder a el/la trastornad@... cuando transcurra el tiempo estimado y vean que no saben de nosotros creo, y es cuando empieza el hoover... no??? Creo no estoy seguro, me gustaría preguntar si esto va depender también del orgullo o herida narcisista?Saludos a todos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que yo conozco es muy orgulloso...trabaja muy bien el tratamiento del silencio. Nunca es él el que vuelve (salvo dos veces en 10 años, pero es que estaba muy bajo de energía por pasar por sendas malas rachas). Prefiere ir a por "sustitutos"...

      Eliminar
    2. Hola Luis Carlos. En efecto, cuando nos liberamos de su control manipulador, cuando establecemos límites, se sienten "heridos" en su orgullo narcisista. En una situación así son capaces de volver a engañar a la víctima con falsas promesas, para ser ellos quienes rompan el contacto de la peor manera posible. Esa es su revancha. Hay un hoover inmediato a la ruptura, y luego otro un tiempo después. Su meta es hacer fracasar el Contacto 0 y recuperar el control manipulador sobre su víctima, de allí la importancia de aprovechar el tiempo e iniciar en serio nuestra recuperación y liberación del vínculo emocional. Por lo demás, todo depende de sus fuentes de combustible o suministro narcisista, esa es la clave. Mucho ánimo en todo, y adelante con tu vida.

      Eliminar
  5. Hace justo una semana que la bloquee desenmascarandola, pronto aún?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Depende, Luis Carlos, los narcisistas son muy orgullosos, y saben que, como fruto de sus manipulaciones y condicionamientos, han sembrado en la víctima el deseo de estar con ellos. Estará esperando que tú la busques, y si se da cuenta que eso no va a suceder, esperará el momento adecuado para re-engancharte. Debes ahora centrarte en tu recuperación, especialmente de "purgar" ese vínculo afectivo, y fortalecerte en tu decisión de mantener el No Contacto. Esa es la clave, Un saludo

      Eliminar
    2. Hola Libres del Narcisista,
      Me llamaba mucho la atención desde que descubrí tu blog es la insistencia de mantener el contacto cero, en todas ó en casi todas tus respuestas lo nombras.
      Yo como sabes lo mantuve desde el principio pero por terceros intentaba sacar información de él y de ella. Hace meses que no lo hago y cuando me pica la curiosidad y me entra un poco de ansiedad por saber, me acuerdo de ti y no lo hago:)y me voy encontrando mejor.
      Gracias de nuevo por preocuparte por nosotros y ayudarnos tanto.

      Elena

      Eliminar
  6. Hola, la persona con la que hablaba también es muy orgullosa, él siempre me decía que lo nuestro era imposible y es verdad, pero me tenía ahí, bien para entretenerlo ó bien para hacerme sufrir y ya se quedaba tranquilo.
    Yo siempre lo buscaba, en un año y medio me buscó creo en dos ocasiones. Sé que no piensa en mi ni en como estoy, pero para mi cada día que pasa, aunque sean algunos malos es un logro. Yo no podía pasar si hablarle ni una semana, de momento le hablaba. Asi que pensará que me he muerto porque fué descartarme y se cortó la comunicación.
    Tengo a veces una sensación de tristeza y lo hecho de menos pero otras veces me vienen momentos de paz conmigo misma y eso es gratificante. Es contradictorio pero es verdad.
    En cuanto a lo de la emociones a nivel profundo, a ver si alguién encuentra una explicación a lo que voy a decir ahora ó es fruto de mi obsesión.
    El otro día estaba durmiendo a punto de despertarme y estaba soñando con algo que no tiene nada que ver con esta persona y me despertó una voz que me dijo: Él no está con ella y cuando me desperté lo repetí. Lo mismo pensais que me estoy volviendo loca. Pero si alguién le encuentra una explicación me gustaria que me lo dijera.
    Muchas gracias de antemano

    Un abrazo y que tengais un buen día.

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena, cada proceso de recuperación es diferente, tiene sus ritmos, sus momentos, etc. Con respecto a lo que cuentas de tu sueño, pues, sencillamente, todo es un reflejo de eso que llevas en la conciencia durante el día y que se libera durante el sueño. Es normal que si te has sentido afectada emocionalmente por una relación con un narcisista o una persona tóxica, que toda la alteración se refleje también cuando dormimos. Lo importante es que te centres en ti misma y en tu propia recuperación. Un saludo

      Eliminar
    2. Muchas gracias por estar siempre ahí.

      Un saludo

      Elena

      Eliminar
  7. Elena, mi experiencia es muy parecida a la tuya, los mismos tintes con la salvedad de que es una mujer. Al igual que tu tampoco podía estar una semana sin hablarle, me he arrastrado hasta situacuones que me dan vergüenza contar... hasta q corté la comunicacion desenmascarandola... hasta este momento no se va vuelto a poner en contacto y créeme que poco a poco te despertara con una sensación de paz... saludos¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luis Carlos por tu respuesta. Yo voy para 5 meses y como ya he dicho antes tengo días buenos y no tan buenos. Yo lo tengo bloqueado de todas las redes sociales, pero estoy tranquila porque conmigo no se va a poner en contacto. Espero que poco a poco nos recuperemos de esta pesadilla.

      Un saludo

      Elena

      Eliminar
  8. Buffff cómo me siento de identificada contigo, con vosotros. Palabra por palabra....
    Parecía imposible que un ser humano pudiera ser tan cruel, despiadado y sin sentimientos.... Vi cosas que no eran para nada normales. Con comentarios viperinos contra su entorno...crueles, como desear que muera su padre o de cáncer cierta persona... Etcetc Mi interior lo rechazaba y me indignaba, pero yo seguía hipnotizada e incapaz de reaccionar. Supongo será la disonancia.Le veía como un ser vulnerable e incomprendido, al que yo sí que comprendía y quería.Que yo quizá con mi cariño, se convertiría en buena persona. Vi como vosotros las banderas rojisimas, pero yo seguía idealizado su mirada tierna y sus caricias. Era una droga para mí. Y efectivamente, su paso por mi vida fue como ese huracan q destrozó hasta mis cimientos, llevo meses luchando por alzarme de nuevo, pero más fuerte, sabia y menos ingenua. Mi vida ya no es la misma. Porque jamás había conocido a un monstruo igual. Agradezco tu gran labor... Un abrazo para todos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonia, es así, y ni soñábamos con la existencia de estos seres,... pero, tu recuperación cada día se hace más fuerte,... y sí, nos levantamos, más sabios y también más compasivos. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Nunca me di cuenta que me dio una pista, un banderazo rojo. En una ocasión y dándome sus motivos para que yo deje a mi marido, me dijo... "Antonia, tu marido te tiene el punto pillado, sabe dónde atacar..." eso mismo hizo mi ex narcisista, tenerme el punto pillado y atacarme. Una proyección de manual. Un beso y buenas noches para todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Antonia, me alegra que poco a poco estés mas fuerte y más sabia. Yo me siento rara, como desorientada, no sé.... me imagino que por lo pasado. Un beso muy fuerte. Menos mal que tenemos el blog y entre un@s y otr@s nos vamos dando ánimos.

      Que tengais un buen día.

      Elena

      Eliminar
    2. Hola Elena,hay días que me siento desorientada como si no tuviera sentido y otros, tranquila por haberme librado de un trastornado. Gracias por tu apoyo. Mi correo es lopeztubiam@gmail.com

      Eliminar
    3. Es correcto, Antonia, se trata de una proyección. Es una forma muy sútil que tienen de decirnos lo que realmente hacen con nosotros. Tengo también experiencias parecidas. Un saludo.

      Eliminar
  10. Creo que ya sabes que es una labor importante la que estás llevando a cabo.

    Voy a dar mi visión, tratando de no alargarme demasiado:

    Se trata de personas que, por una inadecuada salida de la infancia, son incapaces de valorar los sentimientos, las emociones y los estados de ánimo de los demás. Aún así, buscan desesperadamente amor, no solamente porque el amor es una necesidad natural del ser humano, sino porque esperan que ese amor las cure y las haga olvidar el brutal vacío que sienten en su interior. Y, sabiendo que van a necesitar ese amor, ese combustible para vivir, no solamente se parecerán a los demás, sino que lograrán aparentar ser más brillantes, encantadores, irresistibles que casi cualquier otra persona.

    Y ahí entra la víctima. Quizás herida por alguna relación o por una vida difícil, y sabrán convertirse exactamente en lo que esas víctimas necesitan: un umbral de amor que ellos jamás habían conocido. Una trampa en la que casi todos esos bienintencionados van a caer. Y una vez han caído, es casi imposible salir de ahí, creerse que todo lo que te intentan venderte sea una gran mentira.

    Las víctimas se desvivirán por suministrar lo mejor de sí mismas, por aceptar lo inaceptable, "a cambio" de ese amor increíble, casi perfecto, que nos están mostrando. Pero el problema es que no hay ni amor, ni compasión, ni cariño , ni afecto, ni interés, ni valoración por nada de lo que puedas hacer. Porque esa bestia, ese niño que jamás creció, es insaciable. Y poco a poco vas entregando lo mejor de tí: tu dignidad, tu perdón, tu esencia misma.

    Y todo da igual. Porque al final te desechará como si nunca hubieras existido. En el fondo te odiará por no ser capaz de plegarte completamente a esa sombra, a esa bestia, a ese fantasma de amor. Y te demostrará ese odio de mil maneras, a cada cual más humillante. Y, de la noche a la mañana, pasarás de ser un falso ser importantísimo en su vida, a ser, con suerte, algo digno de lástima. Un lastre en el fondo, pues ahora tiene a un nuevo suministro que le proporcionará dedicación y humillación mucho más exclusiva.

    Y ahí quedan las víctimas.

    Deshechas porque dieron todo lo que podían dar, y de nada sirvió para que las valorasen auténticamente; rotas de dolor y de frustración, porque cuando todo pasa y lo ven en la lejanía se dan cuenta hasta qué punto toleraron lo intolerable; con la autoestima por los suelos, porque ya no saben ni quienes son ni se reconocen en el espejo ni se pueden creer ser algo tan maravilloso un día y tan desechable al día siguiente.

    Y ahí quedan, dándole vueltas a todo, aben que no deben olvidar jamás, así se les parta el corazón cada vez que recuerden esa frase que les hizo pedazos, o ese engaño que hundió los cimientos de su vida. Y al mismo tiempo deben luchar porque los recuerdos de la fase de idealización les atormentan y una parte de sí le da la razón al abusador/a. Dudando si ellas mismas son locas o perturbadas, si merecen este tormento y soledad. Incapaces, quizá durante mucho tiempo, de volver a conectar con otras personas, ni mucho menos de pensar en otra posible pareja o amigo íntimo. Temerosas de que ni el más empático de sus amigos pueda realmente entenderle porque ni de lejos ha vivido algo así. Inmensas en la tristeza de algo peor que la muerte de un ser querido, porque ese ser querido sigue vivo, pero ya ni siquiera le reconoce, y no está muerto, sino que está vivo y en cualquier momento amenaza de surgir de entre los muertos de la memoria. Dudando de sus propia capacidad de análisis y hasta de su propia mente.

    Escribo todo esto con lágrimas en los ojos. Al igual que me pasa a mí ahora, creo que muchas víctimas de abuso psicológico por parte de gente tan tóxica por fin conocen lo que es el dolor. El dolor de verdad: definitivo y arrasador. Y aferrarse a él no solamente es dar valor a su experiencia y a sus sentimientos, sino también a su identidad, pues nada tiene que ver con la autocompasión.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impresionante!!, espectacular explicación. Exactamente me siento así. Según he ido leyendo, me he emocionado. Soy una de las víctimas rota por dentro, intentando recomponer mis trozos. Intento salir y distraerme. Me obligo a mi misma porque mi descarte fue a penas hace 4 meses. Paso de tener cierto optimismo por no sufrirle más... A otras rompiendo a llorar. Tienes toda la razón en lo expuesto. Gracias. Un beso

      Eliminar
    2. Increíble e inmejorable explicación. Necesitan de su complementario para vivir, para no enfrentarse a su vacío, para seguir viviendo en los ojos llenos de admiración y amor de una nueva víctima a la que aún no han devaluado... Pero nada sirve, nada vale, y el ciclo continúa imparable: "the show must go on", y aquella maravillosa persona, aquel ser que le resultaba imprescindible y le devolvía aquella imagen de adoración, pasa a ser una nada enorme, un estorbo, alguien que no ocupa ni un rincón pequeño de sus pensamientos... Recuerdo que siempre me llamaba la atención que no sabia decirme porqué me quería, porqué me había elegido a mi, qué tenia yo que le había enamorado... Nunca me lo supo decir. Lo único que pudo contestarme un día fue: "Por como me siento cuando estoy contigo". Yo le adoraba, y él vivia de esa adoración. Cuando llegó el momento de mi descarte, preparado, orquestado, premeditado y horrendo... se durmió. Después de 14 años juntos y de dos ninos pequeños, llegó de un "viaje de trabajo", se sentó en la cocina, y me dijo que se iba de casa. Yo me vine abajo, a pesar de que llevaba tiempo sintiendo cosas extrañas, a pesar de que había deseado para mis adentros que se fuera, que me dejara, a pesar de que me ponia los pelos de punta que me abrazara y de que era incapaz de tener sexo con él... A pesar de todo eso y de forma inexplicable, me vine abajo, creí que me moría. Me pasé la noche llorando en el salón yo sola, porque él se quedo dormido mientras hablábamos!!! Eso fue lo que acabó de ponerme sobre la pista: le dices a tu mujer que te vas de casa y que lo dejas todo, incluso a esos hijos que tanto dices querer, y mientras lo hablas con ella te quedas dormido y te pasas la noche roncando a pierna suelta!!!! Eso me heló la sangre, me pareció un monstruo, alguien sin escrúpulos ni sentimientos que se había quitado un peso de encima y al que solo le importaba lo liberado que ya se sentia...

      Eliminar
    3. Q hermoso mensaje, precioso es esto lo q senti durante mucho tiempo . Besos.

      Eliminar