sábado, 17 de junio de 2017

¿Cómo alimentamos al narcisista?: 13 maneras de entregar el combustible


Sábado al fin. Aunque hay muchos temas interesantes sobre el narcisismo, no quiero distraerme, iré a lo que importa, a aquello que pueda sernos útil en nuestro camino de liberación del narcisista, ese es, en realidad, el objetivo de este Blog: compartir experiencias y conocimientos que sirvan de apoyo a las víctimas en su proceso de recuperación.   

Como hemos explicado otras veces, el concepto clave para descifrar el errático comportamiento del narcisista es el de suministro o combustible, la droga que requieren continuamente estos trastornados y que sostiene su "falso yo" grandioso, la construcción de sí mismos que proyectan en los demás.

A través del combustible, sacian su adicción al poder y el control sobre los otros. Es como un fuego que les quema por dentro. Sentirse superiores, sentirse por encima, dominarlos, ñaca, ñaca,...

Sabemos también que reciben este suministro por medio de las reacciones emocionales que provocan en nosotros, ya sean de signo positivo, admiración, atención, reconocimiento, como negativo, enojo, tristeza, ansiedad, etc.

Así alimentamos al narcisista.
 
Existen distintas maneras de entregar el alimento. No todas tienen el mismo valor para el narcisista. Además del tipo de fuente a través del cual lo reciben, ya sea primaria o secundaria u otra, también influye, y mucho, la forma como lo reciben, no es lo mismo una mirada de atención que unas palabras de enfado.

A continuación vamos a especificar estas distintas formas de entrega del suministro, y lo haremos en forma ascendente, de menor a mayor, según el valor que tengan como alimento o combustible para el narcisista.

1. Conciencia:

Aunque el narcisista no esté presente y no nos vea, prevé cual será nuestra respuesta ante su comportamiento porque ha estudiado nuestras reacciones. Sabe, por ejemplo, que estaremos pensando en él si no nos contesta una llamada o falta a una cita. El saber de antemano cual será nuestra reacción emocional le sirve de combustible.

2. Respuesta neutra:

Cuando le comunicamos algo al narcisista y lo hacemos de una manera que no es ni positiva ni negativa. Tiene cierto valor porque hemos interactuado con él y eso significa que le hemos prestado atención.

3. Reconocimiento:

Cuando le reconocemos y reaccionamos ante él, y lo más importante, hemos dicho su nombre. Significa que lo conocemos, que lo hemos aceptado y valoramos su persona.

4. Gestos de amor:

Incluye acciones como un beso, o un abrazo, agarrarse de la mano o incluso hacer el amor. Sorprende que tengan un valor tan bajo como combustible, pero no olvidemos que ellos no consideran el amor como un método potente de conseguir combustible. Los narcisistas saben que son incapaces de amar, y que en este punto somos superiores a ellos, por más que finjan. Además, por regla general, no les gusta la intimidad física, acceden a ella en la fase de seducción porque tiene un gran impacto en las personas empáticas, es su manera de manipularlas y engancharlas. Así las acondicionan para que suministren combustible de mucho más valor cuando la relación se consolide.

5. Palabras de amor:

Los narcisistas valoran más las palabras que los gestos, además saben que las personas empáticas suelen ser bastante expresivas con sus emociones y sentimientos, y esto constituye un buen combustible para ellos: te quiero, te extraño, te necesito,…

6. Gestos de atención:

Cuando hacemos algo por el narcisista, preparar una comida, concertar una reunión, eso subraya su sentido inflado de auto-importancia y les confirma en su convicción de que son únicos y tienen derecho a todo. Les gusta vernos afanados por atenderles, les hace sentir poderosos.

7. Palabras de atención:

Significa estar preparado y dispuesto a hacer cosas por el narcisista, mostrarle que nos preocupamos por él, por su bienestar, y le prestamos atención, decirle por ejemplo: ¿cómo has estado?, ¿has comido?, ¿necesitas algo?, etc. Ellos sienten que tienen derecho a esto, a que nos ocupemos de sus necesidades y les atendamos, pues consideran que estamos a su entero servicio.

8. Gestos de admiración:

La admiración es el corazón del combustible positivo, es lo que realmente desean con toda su alma, observemos que está más arriba, por ejemplo, que el amor. Puede incluir una mirada, un gesto de halago, los aplausos, que nos quedemos con la boca abierta delante de él, etc.

9. Palabras de admiración:

Son un verdadero manjar para el narcisista, son las palabras que les hacen funcionar y que buscan desesperadamente y con glotonería: Excelente, magnifico, espectacular, fabuloso,... Las necesitan y las reclaman como un niño mimoso. Curiosamente valoran mucho más las palabras que los gestos, y si encima se las decimos en público se les caerá, literalmente, la baba de la boca.

10. Gestos de enfado:

Todos los gestos, a veces involuntarios, que acompañan a la frustración y al enojo: fruncir el ceño, caminar dando zancadas, un portazo, agitar el puño, etc. No necesitan ser muy evidentes, cualquier ademán que se encuentre en el espectro del disgusto entra en esta categoría. Suelen estar muy atentos al lenguaje gestual de su víctima cuando la están atacando.

11. Palabras de enfado:

Les encanta cuando, encendidos de ira, le descargamos toda nuestra rabia y nuestro enojo, significa que nos centramos en ellos y que han logrado desestabilizarnos, lo que les hace sentir llenos de poder. Si nuestras palabras son de bronca y disgusto, aunque hagamos el máximo esfuerzo por controlarnos o disfrazarlas,  también funciona como un delicioso combustible.

12. Gestos de llanto:

Sé que es duro lo que voy a decir: cuando nos ven tristes y miserables están ellos en su mejor forma. Si logran acabar con nuestra alegría y optimismo, que envidian terriblemente, están de fiesta, saben que nos han afectado de verdad y que nos vencieron. Si encima ven como estallamos en llanto, el más potente combustible comienza a fluir como de una cristalina fuente.

13. Palabras de llanto:

Si llegan a herirnos al punto que les comunicamos cuán tristes, destrozados y angustiados nos sentimos, entonces es como si entraran en éxtasis, se hinchan completamente de poder como un globo. Estamos en la cima del árbol del suministro narcisista, ahora ya saben que nos han lastimado profundamente.

Entiendo perfectamente que nos sorprenda que sea el combustible negativo el que ocupe los más altos grados en su valoración como suministro narcisista. A mí mismo, al escribirlo, me choca tanta perversión y malignidad. Cuesta creerlo, pero es así, 

Las reacciones negativas son más difíciles de obtener y cuando logran provocarlas se sienten verdaderamente poderosos y superiores. Hacer que una persona empática pierda la compostura y estalle en cólera, o se vea afectada hasta el punto de deshacerse en llanto, les demuestra que son superiores, omnipotentes y que tienen a esa persona totalmente dominada y a sus pies.

Meditemos sobre todas estas cosas, tomemos conciencia de cuán peligrosos pueden ser los narcisistas para nuestra salud emocional y para nuestra vida en general. Decidamos, desde este mismo momento, no alimentarlos más. No caigamos en la trampa de darles combustible positivo, como una forma de mantenerlos a raya. No les basta, llegará un punto en la relación en que reclamarán combustible negativo, porque se aburren de nuestros halagos y de nuestra admiración, y es entonces cuando inician la fase de devaluación.

No olvidemos que son adictos, y están trastornados, saben que nos hacen daño, pero no se frenaran hasta lograr extraer de nosotros reacciones emocionales negativas, a un alto costo emocional y psicológico para nosotros.

No juguemos con fuego. Plantemos cara al abuso, establezcamos nuestras defensas, pongamos murallas, y permanezcamos firmes en nuestra decisión de tener un Contacto 0 con esta gente tan venenosa.

Una clave sencilla, aunque difícil de practicar, para sacudirlo de nuestra vida: no reaccionar emocionalmente a nada que tenga que ver con su persona. Se los aseguro, terminará marchándose a otra parte. Nadie puede vivir sin alimentarse, tampoco el narcisista.

Como siempre, atento a sus comentarios y preguntas. Un saludo y feliz fin de semana.

@libresdelnarcisista


4 comentarios:

  1. Como siempre acertado al maximo..vuelvo a decir que solo los que hemos experimentado esta relacion..y en muchos casos repetidamente..con la misma persona..sabemos realmente cuan peligrosa.
    Hay algo que me preocupa y es la quimica mutua que se produce con esta patologia..es decir..si yo me siento atraida por esta personalidad ..yo tambien tengo una patollgia complementaria... he tenido tres parejas y las tres me doy cuenta son narcisistas...distintos pero los mismos sintomas en diferente grados.. el ultimo es el mas fuerte y mas dificil..
    Tambien una pregunta ..pueden ser dos patologias juntas?.. como trastorno limite de personalidad y narcisista ?
    Gracias.... necesitamos entender..es la manera de cerrar el circulo..por lo menos para mi.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Sí, es posible que tengamos ciertos rasgos en nuestras personalidad que nos predispongan a convertirnos en víctimas de estos trastornados: una excesiva empatía, un deseo desmedido por agradar y "solucionarle" la vida a otros, etc. Sin embargo, eso para nada justifica los abusos. Pienso, que como parte de nuestro programa de recuperación sería interesante que revisáramos estos rasgos que nos hacen muy vulnerables a sentirnos atraídos a este personas. Creo que la clave está en la autoestima, saber desarrollar un sano amor y respeto por uno mismo, y aprender a poner límites a las personas, ser asertivos. En este camino vamos avanzando cada día. En relación a tu pregunta, en efecto hay que valorar cada caso, pero en general todos los trastornos del cluster b, tienen elementos en común, y según cada persona se pueden manifestar uno u otro rasgo, aunque predomine un trastorno como definitorio de la personalidad: narcisista sociopata, o histriónico, o con algunos rasgos de personalidad limite, etc. Más allá de los diagnósticos, lo importante es que son personas gravemente trastornadas y que relacionarnos con ellas acarrea un grave riesgo para nuestra integridad emocional y psicológica. Un saludo y adelante siempre en tu camino de recuperación.

      Eliminar
  2. Hola. Cuanto más leo sobre este trastorno, más voy conociendo al personaje narcisista que se cruzó en mi vida.
    Fui una fuente secundaria, supongo, debido a la relación intermitente que mantuvimos. Puedo decir que su patología era de alto voltaje, pero conmigo y un perfil bajo le iba bien, ya que en contadas ocasiones le hice frente, Jamás me dio un beso apasionado. No podía mantener un contacto sexual completo con él. Hubo una intuición visceral en mi que no se dejó, ahora para mí es un motivo de alegría infinita. Ahí no pudo anclarme, a mí si me engañó, pero una parte de mi cerebro echó la llave. Después fui entendiendo qué fue lo que me pasó, no dejo de alucinar con esa intuición visceral que me protegió. De igual modo he pasado por el proceso de la recuperación del abuso emocional. Ahora sí entiendo cuando me decía que él podía pasar sin sexo. ¡YA! Lo que no sabemos es que tipo de sexo. Únicamente quieren combustible, mejor negativo que positivo, así es; glu, glu, glu. ¡Qué fuerte! Sigo perpleja con estas mentes sin remordimientos ni culpa.
    Gracias por su blog que tantas claves desvela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por compartir tu testimonio! Qué bueno que en tu caso el "sistema de alarma" de tu intuición funcionó. Creo que debemos estar atentos cuando sentimos que algo no marcha bien, a veces estamos tan "enajenados" que nos dejamos arrastrar y allí perdemos ese sistema básico de protección psicológica que tenemos todos. Darse cuenta de la dinámica del narcisista con nosotros y de como nos utiliza como una fuente de combustible es la vía para comprender la realidad y romper las cadenas. En mi caso, en un tiempo llegué a ser la fuente primaria del narcisista, una posición que llegó a ser devastadora para mi y que me dejo exhausto, la verdad. Que bueno que lo hayas visto a tiempo. Sí, es alucinante conocer personas que carecen de conciencia del mal que hacen a los demás. Un saludo y adelante siempre con la vida, que es nuestro mayor regalo.

      Eliminar