ACERCA DE ESTE BLOG

sábado, 24 de junio de 2017

¿Las víctimas del narcisista son culpables de ser víctimas? La realidad del abuso


¿Son culpables las víctimas de la situación de abuso que han sufrido? ¿Hay “algo” en las víctimas que las haga consentidoras del horror que han tenido que atravesar?

Frente a los efectos devastadores del abuso narcisista, existe una literatura que de una manera velada, y a veces directa, responsabiliza a la víctima de la tragedia que ha vivido. Desde esta perspectiva, ella es la que se ha equivocado al permitir ser tratada de esa forma. Algún “problema” debe tener.

De esta manera, a veces sutil, terminan victimizando secundariamente a la víctima, y exculpando al maltratador. Se le niega su condición de víctima, y al hacerlo se obvia la realidad insoslayable del abuso.

Si no hay víctima, no hay abuso.

Las víctimas de cualquier naturaleza son siempre muy incomodas. Ellas deben tener cierta culpa de lo que les ha pasado. Todos parecen estar de acuerdo, especialistas, personas de buena fe, incluso psicólogos, en que existe algo así como un “perfil” de la víctima, y en esa lógica, ella misma ha propiciado el maltrato que ha recibido.

He sido testigo de esta lógica perversa no sólo en relación al abuso emocional, también en situaciones de acoso laboral, escolar, doméstico. Incluso en casos de violaciones o abuso sexual.

Las víctimas, las víctimas son siempre las responsables. Algo habrán hecho.

En el caso del abuso narcisista, esta forma de pensar confunde de plano los tremendos efectos del daño emocional y psicológico que el narcisista o psicópata ha perpetrado en la víctima, con la existencia de patologías o rasgos de personalidad que siempre se presuponen pre-existentes a la relación con el depredador.

Se pretende establecer como causa lo que en verdad es un efecto del abuso: sentido identitario erosionado, autoestima destruida, sistemas de defensa y de confianza devastados, conmoción emocional, depresión, confusión, parálisis existencial, dependencia, síntomas del estrés post-traumático, etc.

Señoras y señores estás son las CONSECUENCIAS de haber estado enredado con un narcisista o psicópata, no las causas. Decirle a la víctima que ella es responsable de todo esto es, además de una gran insensibilidad, no entender la gravedad del abuso.

Este pensamiento se deriva de un mito que puede hacernos mucho daño: La razón por la cual la victima ha sido victimizada está en ella misma, en sus rasgos de personalidad, en su actitud.

Créanme, la razón no está ahí.

A este mito se opone la verdad de las víctimas: Ellas son inocentes del abuso sufrido, ellas fueron engañadas y manipuladas, sometidas de modo encubierto a tácticas de condicionamiento mental y de lavado de cerebro. No hay nada en ellas que las haga merecedoras del infierno que han soportado.

Paralelo a este modo de pensar, existe todo un lenguaje lleno de eufemismos que habla de la situación de acoso como si se tratara de “vivencias negativas” o de “oportunidades de cambio”. Estos son apaños, palabras vacías que desdibujan la realidad cruda del abuso emocional y psicológico y de su profunda injusticia. Al pan, pan, y al vino, vino. El abuso es abuso, y nadie debería pasar por esa experiencia.

No faltan “gurús” ni libros de auto-ayuda, autores que prometen el oro y el moro, y que entremezclan ideas filosóficas orientales con consejos tipo new age que se basan en la idea-mito que mencioné antes: la causa está dentro de ti, en tú actitud, tú enfoque, lo que tú permites, etc. No tengo nada contra esta literatura a quien le pueda servir, pero desde luego no creo en ella hallar la respuesta al drama de mi relación con el narcisista.


MI EXPERIENCIA PERSONAL

He escrito esta entrada con vehemencia porque el reconocimiento de mi condición de víctima y de la realidad del abuso fue fundamental en mi proceso de recuperación. Hubo un tiempo en mi relación con mi “amigo” narcisista, cuando no comprendía a cabalidad ni su trastorno ni lo que estaba viviendo, en que llegué a pensar que el problema estaba en mí: yo me había vuelto emocionalmente dependiente, me había dejado manipular por mi baja asertividad y autoestima, no había sabido poner límites, etc.

Esto me generó un sentimiento de malestar conmigo mismo, me sentía culpable de lo que había permitido en mi vida. Este pensamiento, lejos de ayudarme, me paralizó, haciendo que me enfrascara en infructuosos análisis de aquello que en mi no estaba bien, revisando incluso situaciones olvidadas de la infancia y de la adolescencia, etc.

Todas mis tentativas por cambiar mi dinámica relacional con el narcisista desde esta perspectiva, la perspectiva de que el problema estaba en mi, fracasaron rotundamente. Chocaban continuamente con las estrategias de control y empoderamiento de mi maltratador, con sus manipulaciones encubiertas, con mi propio condicionamiento psicológico fruto del reforzamiento intermitente. Estos fracasos me hundieron aún más.

Hasta que un feliz día descubrí la verdad: el problema no era yo. Una vez que logré identificar el grave trastorno narcisista de mi “amigo”, y comprendí a cabalidad la situación de abuso que había vivido, y estudié sus estrategias para controlarme y manipularme, entonces, sólo entonces, comenzó realmente mi liberación.

No es lo mismo darse cuenta de que se ha sido víctima de una grave situación de abuso emocional y psicológico, que creer que el problema está simplemente en nuestra baja autoestima o en nuestra actitud. Eso es precisamente lo que defiendo aquí.


EL PROCESO DE RECUPERACIÓN

El proceso de recuperación es difícil, lo sé, pero su gran aliado es el conocimiento certero y claro de lo que ha sucedido. Las víctimas necesitamos comprender el trastorno narcisista, conocer su dinámica, saber defendernos frente a sus tácticas manipulativas y reconocerlas.

Necesitamos también, como he dicho en otras ocasiones, hacer el duelo que nuestro dolor merece. Hemos sido engañados y traicionados, nos toca llorar y liberar la carga emocional tan tremenda que pesa sobre nosotros.

Aquí es donde necesitamos buenos amigos, personas compasivas y solidarias, que sepan acompañarnos y estar con nosotros, compartiendo nuestro dolor. Las víctimas no necesitamos recetas, sino el poder curativo de un abrazo sincero y apretado que nos sostenga y anime.

En este asunto no cabe ser neutral, o nos ponemos de parte de las víctimas, o nos unimos al coro de los verdugos, diciéndole que ella misma se lo buscó por su forma de ser, dándole además la razón al depredador, que estará encantado de apoyar esta afirmación.

Las víctimas requieren, por supuesto, purgar todo el veneno que el narcisista les inoculó. Liberarse de la “mezcla potente” y romper definitivamente con su maltratador estableciendo un Contacto O.

Finalmente, la recuperación amerita trabajar a fondo algunas áreas de nuestra vida que han sido severamente dañadas por el paso del narcisista o psicópata tales como la autoestima, la asertividad, el establecimiento de límites personales, etc.

Doy cuenta de este proceso porque es el mismo que yo he seguido en mi recuperación, mi paso de víctima a superviviente. Este es mi testimonio.

En mi camino ha habido de todo, momentos de luz, victorias, avances, pero también recaídas, fracasos y días oscuros. Que nadie se desanime ante las dificultades. Si caemos, nos sacudimos el polvo, y nos levantamos de nuevo. Es todo.

Con el tiempo comprendí que mis rasgos de personalidad, los mismos que me hicieron atractivo como presa al narcisista: mi alegría, mi carácter abierto y generoso, mi empatía, mi capacidad comunicativa, mi optimismo natural, son características de las cuales me siento orgulloso y feliz y no pienso renunciar a ellas en absoluto, porque el problema del abuso que sufrí no estuvo nunca en mi forma de ser.

Por cierto he descubierto que estas características son muy comunes en las personas que se convierten en víctimas de los narcisistas, pues son, precisamente, aquellos atributos de personalidad de los cuales ellos más carecen y que buscan desesperadamente en otras personas.

He escrito esta entrada de una sentada y con el corazón, y aunque me he ayudado de algunos autores como Iñaki Piñuel, me he basado sobre todo en mi experiencia. Sé que me quedan cosas por compartir sobre esto, ya irán saliendo en la medida en que avance con el Blog. 

Cualquier duda o comentario, será bienvenido. Un saludo a todos.


@libresdelnarcisista

16 comentarios:

  1. Gracias otra vez.
    Hasta que no comprendes con quien te has relacionado no puedes esmoezar a recuperarte. Y eso es duro de digerir. que todo fue mentira .un montaje. y que hay muchos mas casos. exactamente el mismo patron.en la familia.en las amistades.el mundo laboral.y el intimo..
    Solo buscando respuestas se puede entender.aceptar.y comenzar a volvet a ser el que era uno antes.y si puedes mejorado.
    Si necesito saber una y otra vez las pautas del narcisista .la dinamica del proceso y los sintomas vividos son para grabarlos en mi cabeza y desprogamarme y liberarme de la mezcla venenosa..y cuanto mas se sobre el tema noto mas me tranquilizo y me recupero..a veces hasta me entra la risa..a veces hasta hay horas que ya no esta en mi cabeza..y siempre siempre me siento mejor sin el.
    Y un dia me olvidare completamente.
    de lo vivido..se habra borrado totalmente.
    Hasta entonces me voy a dejar llevar por mis sentimientos y emociones y si necesito esto lo cogere y si necesito lamerme las heridas lo hare.
    Mi cuerpo es muy sabio.y lo mismo que reacciono con insomio.alergias. y paralizacion ahora duerme.y han desaparecido las alergias..el cuerpo nos avisa cuando algo va mal..ansiedad cuando el narcisista viene y paz cuando se va..pero aun asi se necesita tiempo para reconocerlo.porque estas paralizada por el veneno que te ha inoculado..eres su presa.
    Queria comentar el poder hipnotico de los ojos de estos psicopatas.
    Y como insisten en que los mires cuando te hablan.porque no dudan en mentir descaradamente mirandote de frente.
    Y he descubierto la disonancia cognitiva..ahora entiendo mucho mejor mis sintomas y eso me ha ayudado mucho y he comprendido mejor por donde he pasado.
    Otra vez gracias por este blog tan sincero como acertado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bonito todo lo que has compartido! Créeme, me identifico contigo. He vivido tu mismo proceso, así que ¡ánimo!, como bien dices llegará el día en que verás lo que viviste con esa persona como una pesadilla que has olvidado, y nada más. Por supuesto, nos vemos desprogramando, abriendo los ojos, recuperando lo mejor de nosotros mismos, lo que nos hace hermosos y nos llena de dignidad. Un abrazo con toda mi solidaridad, y adelante siempre en tu camino

      Eliminar
  2. Queria añadir algo que he leido.
    El mal no soporta que se rian de el.que le pierdan el miedo y el respeto.
    Ya sabemos que tenemos que hacer.
    Mi nombre es Angela. no tengo pudor de decir quien soy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, uno de los temores más fuertes de los narcisistas es que se rían de ellos o que les falten el respeto. Ello ataca directamente su "falso yo" inflado y pone en evidencia su profunda inseguridad. Te felicito por tu valentía, me parece bien tu actitud. De todas maneras, te comparto mi experiencia: no es aconsejable provocar al narcisista directamente ni exponerlo, porque tiene reacciones de ira que ni ellos mismos controlan a veces y además son tremendamente vengativos, especialmente los narcisistas con ragos sociopáticos. En ese sentido, lo más sabio es cortar con esta persona y dejar que la vida se encargue. Te aseguro que ya el hecho mismo de que alguien les abandone o corte con ellos, les es difícil de tragar, porque lo interpretan como un rechazo a su persona, o un desafío a su control. Además de que pierden una fuente de suministro o combustible. Por otra parte, el narcisista juega con nuestra necesidad de vengarnos y hacer justicia, e intentará manipularnos para que reaccionemos y le ataquemos, y luego se hará la víctima. Este gente es de una maldad encubierta y muy refinada. Lo mejor es cortar definitivamente y no tener más contacto con ellos. Un saludo y adelante siempre en tu camino

      Eliminar
  3. Gracias. Me hace mucho bien leer esto. Apenas comienzo el Contacto 0 y aún hay mucho "veneno narcisista" en mi. Ando "enredada" conmigo misma pensando en lo que describes...que algo mal hay en mí que propició esta situación...He olvidado las buenas cualidades que tenía ...Rebusco en mi infancia, en mi adolescencia, trato de encontrar, revivo situaciones...y solo consigo sentirme peor.
    Otras veces pienso que no, que simplemente he tenido el infortunio de toparme con un depredador intraespecie...Y así estoy, de una postura a otra...En fin, es difícil salir de esto, nuestro "condicionamiento" es alto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Silvia, te comprendo perfectamente! Por eso escribí esta entrada, precisamente. Observo que eres consciente que todo es fruto del condicionamiento a que fuimos sometidos. Por supuesto, que habrá rasgos en nosotros que facilitaron el abuso, el narcisista se encargó de estudiarlos y los explotó como quiso. Hemos sido víctimas de un gran engaño, que se amparó en nuestro desconocimiento de la existencia de este trastorno, actuamos según nuestros valores de vida, y fuimos seducidos con técnicas tan insidiosas y destructivas como el love bombing o el reforzamiento intermitente. En definitiva, como bien dices, tuvimos el infortunio de toparnos con este personaje trastornado y nada más. No le des más vueltas. Tú eres una persona estupenda, seguramente con rasgos de personalidad brillantes y maravillosos, por supuesto también con aspectos a mejorar como todo el mundo. Pero el problema no está en que hemos sido buenas personas, ese es, precisamente, el argumento de nuestro maltratador, que está convencido en su mente torcida que hemos merecido el abuso. Esa es una forma de gaslighting bastante venenosa: hacer que la percepción que tenemos de nosotros mismos se distorsione. En síntesis, te lo digo por experiencia propia y por lo que sé de otros, cualquier persona puede convertirse en víctima de un narcisista o psicópata, maestros expertos en la ilusión y el engaño que estudian con detenimiento las vulnerabilidades de la gente, las que tenemos tú y yo y todos, para atraparla en su burbuja y extraer combustible. Esta es la verdad de las víctimas y del abuso. El problema no estuvo en ti, ni en tu forma de ser. Tenemos que vivir un proceso de desintoxicación y de recuperación, un liberarnos de toda la toxicidad y la mentira que nos ha rodeado al estar en contacto con esta persona. Mantente firme en tu propósito de Contacto O, aunque pueda parecer difícil al principio, los beneficios son enormes, y es el camino para la libertad. Ánimo, y adelante, cierra bien tu puerta, la vida es lo mejor, el regalo más bello, un abrazo con todos mis mejores deseos

      Eliminar
    2. Este es un texto que escribí en medios sociales, Quise dejar testimonio como víctima y sobreviviente del abuso moral que viví. Doy constancia que vuelve la alegría de vivir.

      Mi nido de sanar.
      En los peores momentos del proceso de recuperación del abuso emocional, cuando no puedes conciliar el sueño y los flashback no dejan de llegar; volvía a mi nido.
      Con nueve o diez años mis primas y yo hicimos un nido para nosotras. Estaba al margen de un pequeño arroyo, entre la maleza, los campos estaban recién cosechados y con la paja hicimos un mullido lecho.
      Tumbada entre la paja, medallones de plata inquietos que el sol al pasar entre las hojas dejaba en mi cuerpo y en todo el cobijo, el murmullo del arroyo, las risas, la inocencia, el sosiego de un momento; la felicidad.
      Allí he vuelto muchas veces mentalmente en estos últimos meses para conciliarme con la vida. Volvía a la misma sensación en el alma. Todos mis sentidos conectados en aquel plácido cobijo. Un nido de curar.

      Silvia, seguro que tú tienes un nido. Todo mi respeto.

      Eliminar
    3. Victoria ¡Qué hermoso! ¡Muchas gracias por compartir este texto tan significativo para ti! Además del valor de la experiencia curativa del volver a aquellos lugares donde hemos sentido paz, donde nos podemos reencontrar con lo mejor de nosotros mismos, me encanta el fondo poético, el uso del lenguaje lírico. Tienes un gran potencial de creatividad, te felicito y deseo que ese diamante, que se ha pulido en la prueba, refulge con todo su brillo. Feliz Domingo

      Eliminar

    4. Gracias por alentar mi espíritu. Volver al nido fue una de las motivaciones que utilicé para reprogramar mi mente, y calmar la ansiedad, si.
      ¡Qué importante es este post! Tener claro todo lo que expones significa, entre otras cosas, estar atenta y no permitir que nadie me revictimice nunca más.
      Después del proceso de recuperación hay una hipersensibilidad para detectar proyecciones, manipulaciones y maquinaciones que no me deja de asombrar. Ha habido alguna clavija que se ha activado, supongo debido al estrés padecido, toda la pantalla mental con las alarmas destellantes. También el estudio de este trastorno me ha dado herramientas para entenderlo y estar alerta, pero hay algo más..., una resonancia nueva o muy antigua, no sé.

      Eliminar
    5. Así es, ganamos en experiencia y en crecimiento personal, nos vamos puliendo por dentro, y aprendemos a estar atentos, ¡vigilante la cabeza y también el corazón! Un saludo

      Eliminar
  4. En eso estamos, sigo luchando. Un abrazo para ti también y otra vez gracias por tu excelente blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adelante siempre, y recuerda que tienes gente que comparte esta lucha contigo. Feliz Domingo

      Eliminar
  5. Gracias por el artículo. Muy necesario y claro.

    Hay quien incluso afirma que hemos atraído al narcisista de forma activa, como forma de curar episodios pasados provocando una nueva situación de abuso que nos la recuerde.

    Esta idea circula mucho en ambientes newage.

    Creo que hay una diferencia entre tener una personalidad que facilita el abuso (vitalidad, alegría, empatía) y haber atraído el abuso.

    Más bien es que si se tiene ese carácter vital y alegre, es ESENCIAL aprender a reconocer los rasgos narcisistas para ponerles freno desde el principio.

    Sólo que a veces no nos basta leerlo o que nos lo cuenten sino que tenemos que aprenderlo en base a la experiencia de pasar por una situación de abuso moral.

    Es cierto que una vez recuperados del abuso se hacen muy evidentes las señales de manipulación iniciales, y ya sabemos cómo actuar.

    Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Excelente tu aporte! Coincido totalmente contigo en que es vital saber reconocer a tiempo los rasgos de una patología de personalidad tan tóxica como el narcisismo o la sociopatía. Si algo facilitó el abuso, en mi caso, fue mi total desconocimiento previo de la existencia de estas personalidades tan destructivas. Por eso mi apuesta por compartir el conocimiento, como la mejor prevención del abuso. Es cierto, que en los ambientes de apoyo a las víctimas del narcisista circulan ideas de todo tipo, algunas son claramente en la línea que dices de "el abuso lo has atraído tú" ¡por favor!, culpando así la víctima de su condición de víctima. Esto no quiere decir que no tengamos que mejorar nuestra autoestima, por ejemplo, o saber poner límites, pero el problema no está en nosotros, sino en una persona trastornada que se valió de nuestras vulnerabilidades para someternos al abuso emocional o moral. Muchas gracias por tu comentario tan acertado y feliz domingo.

      Eliminar
  6. Mis preguntas son varias un trastorno de personalidad narci tiene cura, mientras se esta con alguien narci se puede ir curando.. (Juntos yo ayudándole) producto dde que ya se a quien me enfrento , y si hago eso como no quedar mal animicamente sin ser como el tarro de basurero de toda la basura que te da un narci. . cómo no cruzar el limite de ser psicópata para que sus toxina toxica no te dañen.. Lo digo porque si hacemos que no nos afecta lo que el narci dice o hace estaremos reprimiendo nuestras emociones entonces posiblemente nos convirtamos en alguien sin sentir como lo son ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus preguntas son todas muy interesantes:
      1. El trastorno narcisista es un patrón estable de personalidad, sus rasgos no se pueden "curar" propiamente porque se trata de un trastorno ligado al desarrollo psico-emocional del individuo. La empatía, por ejemplo, no se desarrolló, ni siquiera tienen un sentido definido del "yo". Además, estas personas sienten que son los "otros" los que están mal, y no sienten ninguna necesidad de cambiar. Suelen manipular muy bien a sus víctimas haciéndole creer que van a cambiar, etc. Las personas empáticas, con la necesidad típica de ayudar, podemos caer en la trampa de querer curarles, pero es eso, una trampa, ellos no van a cambiar su patrón de comportamiento porque es su forma de ser. La culpa es siempre de los demás.
      2. No debemos caer en el juego de la compasión, ellos juegan la carta de hacerse la víctima para retenernos y prolongar el abuso.
      3. Permanecer junto a un narcisista tiene con el tiempo efectos destructivos a nivel emocional y psicológico, especialmente para la autoestima de la persona. La solución es alejarse del área de influencia de esta persona altamente tóxica.
      4. La estrategia de no reaccionar emocionalmente es simplemente un método para no "alimentar" al narcisista, es decir, no darle combustible, que es el fin último y la razón de ser de todo su comportamiento. Si no reaccionas emocionalmente, a la larga se marchan porque lo necesitan como el aire para respirar.
      5. Te sugiero que sigas avanzando en el conocimiento de la realidad de este trastorno, ello te dará claves para defenderte y salir de esta relación tóxico.
      Un saludo, y ánimo siempre en tu camino

      Eliminar