ACERCA DE ESTE BLOG

sábado, 6 de enero de 2018

RADIOGRAFÍA INTERIOR DEL NARCISISTA


El narcisista está atrapado en su propio universo mental. A pesar de ello, sigue el ritmo de la vida cotidiana. Aparentemente, como cualquiera de nosotros. El asunto es ¿cómo se desenvuelve en medio de la realidad y de sus exigencias? Todo está filtrado por los rasgos de su narcisismo patológico. Su trastorno invade todas las esferas de su existencia. Se planta cada mañana con la firme creencia de su superioridad sobre todo lo que respira, y no hay nada que pueda llevarlo mínimamente a cuestionar su credo. Imposible. Lo suyo es el atrincheramiento emocional, porque de otra forma el edificio se desmorona. Y así desde que se levanta hasta que se acuesta.

¿Si internamente está ausente y hueco, cómo vive? Para las apariencias. Para el espejo. No para cualquier espejo, sino únicamente para aquellos que reflejen lo que requiere para existir: una imagen inflada de su ego hiperbólico. Se hace amar, pero está inhabilitado para corresponder a ese sentimiento.  Es diestro simulando los signos del afecto. Miente constantemente. Necesita engañar para mantener la ilusión de "poder ilimitado" que se ha inventado en su mundo paralelo, para retener a los otros bajo su dominio, para defenderse de amenazas imaginarias porque lo suyo es la suspicacia paranoica.

No siente empatía por nadie. A su paso va dibujando verdaderos paisajes de desolación y sufrimiento en las personas que se relacionan con él. Él se alimenta de esta destrucción, y la disfruta. Carece de conciencia acerca de la moralidad de sus acciones, y no se siente responsable de las consecuencias de sus actos en las vidas ajenas.   

Devastar a otros, hacerles daño, es una forma más de su fantasía de "lo-puedo-todo". "Voy a destruirlos porque soy superior". Le cuesta aceptar, cuando inicia sus juegos de manipulación y maldad, que más allá del suministro narcisista que obtiene, hay gente en este mundo capaz de funcionar de otra manera. Personas con emociones reales, que disfrutan de la existencia tal cual es, y que no viven, como él, en un plató de cine. Seres humanos de carne y hueso, así de simple, y no actores que, según los decorados y las conveniencias, van inventando su propio guión.

El narcisista es un seductor nato, su ansia de reconocimiento no tiene límite. Tiene hambre de aplausos. Es un actor magistral hasta que su precario control de los impulsos y su impaciencia ante la frustración despiertan su ira y lo delatan. Vive en estado permanente de furia, la furia narcisista, que eclosiona cuando no es alabado, reconocido, atendido; cuando se siente criticado o ignorado.

El narcisista difícilmente acudirá, voluntariamente, a terapia, eso sería un atentado contra su patológica imagen. Además, está convencidísimo de que el problema lo tienen los otros. Él es perfecto.

Constantemente identifica lo que está en su mente con la realidad, por eso considera que su víctima es merecedora de todo el daño que sufre, aunque ello no tenga ningún asidero en el mundo de los hechos, el mundo real. Es más, tiene la convicción profunda que se está defendiendo de su odio. Ella es culpable y él se siente con derecho a castigarla. Ella se lo ha buscado. Además, la envidia patológica lo tortura. Es una vocecita que lo corroe por dentro. Para calmar su tormento, para aliviarse, destruirá todo lo que pueda a esa persona que le hace sentir inferior.

Lo más que sobrecoge es su vacío y ceguera emocional: no siente lo que los otros sienten, sólo es capaz de figurárselo en su cabeza. Una y otra vez la víctima lo olvida, ¡es tan natural para ella la empatía!, y vuelve a hablarle de su tristeza o de su soledad. Es inútil. Es como explicarle a un ciego el color amarillo. Igual.  

¿Qué le duele al narcisista? Todo lo positivo que la víctima pueda tener y que él no tiene. Nunca se siente satisfecho consigo mismo. Él tiene que ser más, y más, estar por encima. Siempre. Sin defectos, sin fallo alguno. Odia las virtudes de ese otro al que maltrata, son un reproche que le recuerdan que otros seres humanos tienen atributos de los que él carece. Que ese ser perfecto que él se imagina que es, no existe.

Odia tropezarse con la vulnerabilidad de los demás, le resulta patético. Le duele que las personas vayan construyendo su vida poco a poco, que caminen basadas en la experiencia de lo real, en la humildad del amor y que logren vivir satisfechas y con sentido. Odia a los que percibe conscientes de su propia fragilidad, y que sin embargo gozan de una plenitud que no alcanza a saborear. Es una bofetada a su superioridad.

Le duele que otros sean felices, así de claro, ¿cómo se atreven a insultarlo de esa manera?, que no se la pasen todo el día rumiando su amargura o su rabia. Aunque él ande repartiendo flores y sonrisas, interiormente está roto, lleno de agujeros. Como un colador. Por más suministro narcisista que consuma, vuelve a vaciarse enseguida. Es incapaz de retener nada. Nos espantaría saber todas las veces que durante el día tiene que pinchar, provocar, manipular, halagar, ofender, herir, engañar, para obtener unas migajas de atención emocional, y no sucumbir psicológicamente. Siempre está al borde del precipicio.

Finalmente, le hiere intensamente que alguien le cuestione, ¿con qué derecho un ser inferior hace eso? Odia que le recuerden que las otras voluntades existen. Y que la autonomía existe, y que los límites que definen las relaciones humanas, también existen.

El narcisista considera que si él se siente roto por dentro, su víctima tiene que acompañarle en su devastación. Quiere envilecerla con su maldad, si fuera posible. Destruir a las personas que lo hayan amado o lo amen, es lo suyo. Atacará a quien lo apoye cuando crea que ya no lo necesita.

La luz brilla en las tinieblas. Que los narcisos abracen su oscuridad.  Verlos a la cara.  Y marcharnos. Contacto 0. Sin mirar atrás.  Que se queden hablando solos, puesto que nunca escuchan, puesto que ningún interlocutor estará a su altura a menos que le ofrezca rendida pleitesía.  Al fin de cuentas, el otro no es sino un espejo: ellos permanentemente están hablando con su propio reflejo.

Salgamos de la cueva, amigos, el sol curará las heridas que nos han causado estos vampiros emocionales. Ha llegado el tiempo de nuestra libertad.

@libresdelnarcisista


17 comentarios:

  1. Muchas gracias, gracias a ti estamos conociendo muy bien a estos malvados. No hay nada como el conocimiento para sentirse un poco mejor.
    Un abrazo
    Elena

    ResponderEliminar
  2. No cabe duda que eres bueno, muy bueno en desmenuzar bien a estos trastornados. Describes de pies a cabeza a este engendro que tanto daño me hizo, ¡si sabré yo como es!. Siempre supe que era anormal pero nunca pude identificar bien el trastorno...Siempre crei que era bipolar y paranoico pero esos eran solo detalles de un problema mayor. Ojalá hubiera sabido de este trastorno años atras.

    Trabajo en la desconexión emocional y alli voy, cada vez siento que aborresco un piquitito menos a este cerdo malnacido pero es un proceso largo y tortuoso.


    Gracias por este blog magnifico, me ha ayudado muchisimo para reforzar que el demente no soy yo.

    En abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Solito, mucho ánimo en tu camino amigo, ¡todo se andará!, la "desconexión emocional" lleva su tiempo, pero es el camino para manejar mejor el problema: Pasar de las emociones a la razón, y darse cuenta de la realidad de este trastorno y de sus secuelas. Las relaciones con narcisistas son siempre un engaño, salir de esa burbuja de mentira nos va liberando y vamos recuperando el control y el poder sobre nuestra vida. Así que mucho ánimo y adelante siempre con tu vida, no olvides que a pesar de todo el daño que estas personas nos hacen, nosotros somos mucho más fuertes, nosotros podemos recuperarnos y cambiar, y mejorar como personas. Adelante siempre

      Eliminar
    2. Gracias @Libres de narcisistas, realmente tu blog es un faro para nosotros. A mi me gusta leer de estos temas y siempre ando aconsejando a la gente pero paradójicamente no fuí capaz de ver en lo que estaba metido hasta que ya sufría todas las etapas del ciclo del abuso narcisista a full, cabe señala que este tipo, mi predador, es un tipo super, pero super habil. El tipo es muy habil para enredarte, hace cosas por ti de tal manera que te genera un sentimiento de "estar en deuda con el" y de alli que empieza la manipulación la desvalorizacion y etc...tu ya sabes.

      Yo me he analizado y quizá mi punto flaco es que tuve un padre tóxico, si bien no creo que llegue a tener el trastorno narcisista pero tiene o tenía de joven, muchas conductas tóxicas de tal manera que me programó a sentir que el abuso y el maltrato es tácito en la vida y uno lo tiene que soportar....¡Falso de toda falsedad!. Uno no tiene poque permitir maltrato ni vejaciones ni abuso, a las primeras señales de esto se habla y si no hay empatia de la otra parte pues a poner tierra de por medio. Me costó medio siglo de vida asimilarlo, esa fue la herencia de un padre maltratador.


      Un Abrazo.

      Eliminar
  3. Hola a todos. Quiero daros las gracias de todo corazón, primero al autor del blog y a continuación, a todas las personas que comentáis, pues he aprendido un montón con vosotros y me estáis ayudando mucho.

    Encontré el blog hace un par de meses y desde entonces lo leo con enorme interés porque es la mejor web para informarse y aprender sobre el narcisismo que he encontrado. Además de ser muy completo está todo explicado todo de forma magistral y con un lenguaje que todo se entiende perfectamente. También, gracias a uno de los blogs enlazados a la derecha, en las "páginas interesantes", he leído una web en inglés donde se explican los tipos que hay de empáticos y por fin he comprendido por qué mi vida ha sido un continuo desfile de narcisistas (madre, padre tóxico, hermano, marido, parientes de mi marido, algunas amistades) como si yo fuese un imán para ellos, porque por un lado soy muy empática y enseguida me ofrezco a ayudar a escuchar, a acompañar, pero por otro lado soy muy "justiciera" e inconformista y no me achanto ante los narcisistas, sino que les rebato, les expongo, discuto con ellos, les señalo sus errores, les pido explicaciones y me meto donde me llaman para defender causas ajenas. Eso sí, no lloro jamás ante ellos y eso les hace crecerse, ponerse furiosos y sacar ante mí todo su arsenal narcisista y extraer de mí una cantidad extraordinaria de combustible negativo.

    Pero es que soy así desde muy pequeña y no sé cómo apaciguar esa necesidad que siento de enfrentarme a la gente que hace daño para que dejen de sacarme combustible negativo. También llevo mucha rabia dentro contra esa gente por todos los abusos que he tenido que soportar en mí y en otras personas y animales a los que quería o apreciaba y que no haya habido justicia ni compensación por ellos y tampoco sé cómo eliminar esa rabia.

    Feliz año y un abrazo a todos los empáticos y ojalá que hubiese alguna forma de hacer desaparecer a todos los narcisistas, sociópatas y psicópatas. El mundo sería un lugar maravilloso lleno de empáticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras tan motivadoras, me alegra mucho que hayas encontrado ayuda en este blog, que he ido escribiendo con el apoyo de tantas personas que por aquí se acerca y nos comparten su testimonio. Gracias, de corazón. Comprendo perfectamente tus sentimientos y me identifico con ellos. Te preguntas como eliminar del corazón esa rabia, creo que hay que re-dirigirla hacia un objetivo concreto, eso es todo: odiamos a muerte toda forma de abuso entre las personas, odiamos el patrón patológico de comportamiento narcisista que destruye tantas vidas y que genera caos y desolación. En ese sentido, comparto contigo tu misma rabia, y dice muy bien de ti que la sientas, porque en esta sociedad nos hemos vuelto tolerantes a la violencia y el maltrato. No odiamos a las personas, odiamos el abuso que cometen, sentimos indignación y lo combatimos, porque actuamos en defensa de la dignidad de las personas. Un abrazo y adelante siempre con tu vida que es lo más hermoso

      Eliminar
  4. Al fin veo la luz al final del camino. Muchas gracias por el apoyo emocional. Ahora seré feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bonitas palabras! ¡Qué alegría saber que hemos apoyo emocionalmente ese encuentro con la luz que siempre nos espera! ¡La oscuridad no tiene la última palabra en nuestra vida! Un gran abrazo y mucho ánimo en tu camino

      Eliminar
  5. Hola soy nueva en esta página, acabo de terminar con una relación de 17 años con un narcisista que viene de una familia narcisista. Hace 3 meses que salimos de ese infierno mis hijos y yo. Ha sido muy difícil comprender tanta maldad , estoy en shock al leer tanta similitud en algunos de sus casos. Cada vez trato de informarme más y las publicaciones de esta página y sus comentarios han sido luz para mi. Bendiciones a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho ánimo Marlen. Es duro y se sufre mucho pero entendiendo el trastorno( aunque no es fácil) poco a poco se va viendo la luz al final del túnel. 17 años son muchos años de sufrimiento. Lo siento de verdad. Un abrazo y cuando te sientas mal escribe por aqui que intentaremos ayudarte.
      Elena

      Eliminar
    2. Marlene, amiga pues aquí estamos para escucharte y apoyar los que somos supervivientes de estos vampiros.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Estos personajes acaban tan solos, que no les seguirá ni su sombra. Es cierto todo lo que expones. Están rotos, odian las virtudes que no tienen. Lo ven como debilidad. A veces me daba pistas de su vacío... "Antonia, yo soy egoísta, soy un contenedor que solo puedo recibir, es injusto pero es asi(la vida es así y a él hay que aceptar así). Que busca generosos, que para egoísta ya está el. Que la vida le debe todo y por justicia el debe recibir y recibir, pero no dar. Un explotador nato y con pleno derecho, que nadie diga lo contrario. Todo regado con yo, yo y más yo. Que no ha conocido nunca el amor. El intento arrastrarme a su fango, intento que me implicará en cosas que no me correspondian. Acompañarle a sitios que su inseguridad no le permitía ir solo. Me explotó hasta que ya nada era suficiente para el, ya no le serví ni como surtidor de combustible negativo, ni para eso... Por ello, me tiró como colilla al suelo. Nuestras vidas van por distintos caminos, yo hacia la luz y el a la oscuridad más absoluta.

    ResponderEliminar
  7. Ufff 17 años, ha tenido que ser muy duro... Tienes un camino arduo pero que merece la pena. Poco a poco. Un beso

    ResponderEliminar
  8. Impresionante!! Jamás pensé que hubiera estado con una. Este artículo como otros que estado considerando, tratando de saber que es lo que ha pasado durante un año angustioso de relación, no han echo más que identificar claramente el patrón de conducta de este ser que he estado.
    Mi empatía me ha echo escudriñar su interior y analizar cada momento y cuando leo estos pots me recuerdo las veces que yo llegué a esas conclusiones con ella. .todos los episodios vividos y su sangre fría para atacar al que dice que ama. Todo es exacto. Me quedo helado!!Ojalá pudiera contar mi experiencia por privado.
    Saludos y gracias por ayudas!!

    ResponderEliminar
  9. Excelente radiografía. Añadiría que estos psicopatas entienden todo tipo de relación como un juego de suma cero, como el ajedrez por ejemplo. Para ellos tus pérdidas son sus ganancias, es el modelo “ you lose, I win”.

    ResponderEliminar
  10. Hola a todos. Yo también soy nueva en el blog. Hace muy poco que me ha dado cuenta de que mi vida ha estado rodeada de gente N. Mis padres, mis parejas, mis compañeros de trabajo y últimamente, he caído en la cuenta, de que "mi mejor amiga" también es una narcisista de manual.
    Cómo he leído en un comentario antes, yo me veía pequeña, casi que agradecia a cualquiera que reparara en mi o me mostraba un poco de cariño, y claro, ahora entiendo que yo era la perfecta candidata para atraer personas arrogantes, soberbias, manipuladoras, etc., etc., a mí vida.
    He aguantado lo que no está escrito, y gracias a la terapia que inicié hace 4 años, precisamente por un brutal acoso laboral, me voy dando cuenta del por qué de todo.
    Libres, me gustaría saber tu opinión o si a ti te pasó lo mismo, es decir, si es normal que todas tus relaciones mas cercanas se llenen de gente así, porque uno crece convencido que es uno (y no los demás, y menos cuando son tantos) el que tiene un grave problema, de no poner limites, de baja autoestima, etc.
    Creo que es clave ver esto, porque uno se puede alejar en un momento dado de un N. pero llega otro y otro y así, hasta que uno se descubre qué hace que esto sea así.
    Gracias por tu blog, por tus respuestas tan cercanas y con tantas ganas de ayudar a los demás, y a todos los que participan en el blog exponiendo sus casos, ayudáis mucho!!
    Gracias.

    ResponderEliminar