viernes, 9 de marzo de 2018

¿LOS NARCISISTAS SON MACHISTAS?


Con motivo del
Día Internacional de la Mujer

Siempre he sido muy sensible al asunto de la mujer y de la igualdad hombre-mujer. Desde mis primeros años en la universidad, y luego en mi vida laboral, el tema ha estado presente en mi reflexión y en mi práctica profesional.

La postura del narcisista frente a las mujeres es, culturalmente hablando, tributaria del machismo. Cualquier ideología que justifique el control y el dominio de unos sobre otros, es afín al narcisismo. Los blancos sobre los negros, los ricos sobre los pobres, y, como no puede ser menos, los hombres sobre las mujeres.

El narcisista está obsesionado con el control y el poder, con la imagen inflada que tiene de sí mismo, con su superioridad. Él se siente especial y único, cree que está en derecho a exigir que los otros le sirvan, a explotarlos y manipularlos, porque son más débiles, porque son claramente inferiores. Niega defensivamente sus vulnerabilidades y las proyecta en los demás. Percibe a las personas no como seres humanos autónomos, sino como objetos o cosas que están a su uso.

Todas estas características básicas del trastorno narcisista son trasladables al modelo machista de relación con las mujeres.

El machismo tradicional asigna al varón, por el mero hecho de ser varón, el control y el dominio sobre las vidas de su mujer y de sus hijos. La mujer debe permanecer a la sombra y ocuparse de las labores domésticas y de la educación de los niños. A él se debe obediencia ciega.

A la luz de la mentalidad machista, la mujer es un ser sensible, inferior, frágil y emotivo. Se le exige, además, una conducta moral intachable, especialmente en lo que se refiere al tema de la fidelidad.

Un varón macho no se muestra jamás débil ni vulnerable, se le pide que sea agresivo y directo. Qué sea fuerte, qué imponga a otros su voluntad y que provea económicamente a las necesidades del hogar. La sociedad se muestra más indulgente con sus deslices sexuales y amorosos

No está bien visto que los verdaderos machos expresan libremente sus emociones: el llanto, la tristeza, la compasión, la alegría, el amor. La empatía parece ser un asunto de mujeres y hombres débiles.


Todo esto suena muy familiar a quien conozca de cerca el trastorno narcisista de la personalidad.

El machismo es una deformación de la identidad masculina, y es socialmente destructivo, no sólo para las mujeres sino para los mismos varones.

Un varón que vea menoscabada su condición masculina por mostrarse empático en sus relaciones personales es un ser roto e incompleto.

El machismo deshumaniza a las personas, y a la sociedad, y exacerba trastornos y patologías mentales de todo tipo.

El depredador, que con frecuencia se ha educado en un hogar abusivo y tóxico, ha internalizado este modelo de la condición masculina y de las relaciones humanas, ese ha sido, en la mayoría de los casos, el caldo de cultivo de su trastorno.

No todos los hombres que tienen una mentalidad o un comportamiento machista sufren el trastorno narcisista en cuanto tal, pero estoy convencido que la mayoría de ellos presentan rasgos marcadamente narcisistas en su personalidad. Recordemos que el narcisismo es un espectro donde caben muchos grados, colores y tendencias.

Por supuesto, hoy día pocas personas se declaran abiertamente machistas, políticamente hablando sería incorrecto. El narcisista tampoco lo hará, incluso puede presentarse como progresista y partidario de la igualdad hombre-mujer, pero todo será una pantomima, una parte de su fachada, una más de sus máscaras.

El narcisista no apoya ninguna igualdad entre los seres humanos, ello atentaría contra la construcción de su “falso yo”. Ni la igualdad hombre-mujer, ni ninguna otra igualdad. Su imaginario mental está jerarquizado: los buenos, los malos; los hombres, las mujeres; los listos, los tontos; los superiores, los inferiores; los que están arriba, los que están abajo, etc. 


EL NARCISISTA Y LA VIOLENCIA DE GÉNERO

El machismo conduce directamente al abuso en todas sus formas: emocional, psicológico, sexual, financiero, y, por supuesto, físico, llegando incluso al asesinato. Las estadísticas de la llamada violencia de género, o violencia contra las mujeres, son, sencillamente, escalofriantes.   

Propiamente hablando, no toda la conducta abusiva del narcisista puede ser considerada como violencia de género. La agresión narcisista sucede en toda clase de contextos y de relaciones: en el marco laboral, académico, familiar, entre amigos, en la pareja, etc. 

Últimamente, he tenido acceso a algunos manuales sobre el tema de la violencia de género, publicados por diversos organismos y entidades. En los que he leído me ha sorprendido encontrar que la única causa que se aduce para explicar la conducta violenta del varón sea el machismo, excluyendo expresamente la posible existencia de algún trastorno mental asociado:

“No hay un perfil de maltratador ni psicopatología asociada,… Es necesario relacionar el maltrato con la expresión de la masculinidad hegemónica dominante y con la estrategia de ésta para mantener el poder. Aparentemente el maltratador no es una persona agresiva. De hecho, el 80% no son violentos con nadie excepto con sus parejas. Suelen ser ciudadanos amables, ejemplares y perfectamente adaptados en el ámbito social, que pueden llegar a ser fríos, perversos y controladores en la vida íntima con su pareja” (“Actuación en salud mental con mujeres maltratadas por su pareja” Consejería de Sanidad y Consumo de la Región de Murcia, 2010, p. 35)

Lo curioso es que, en el mismo documento, cuando pasa a revisar las estrategias y manipulaciones del maltratador, lo que describe es, sencillamente, el arsenal tóxico típico del abusador narcisista: Degradación, traslado de la culpa, gaslighting, aislamiento, intimidación, tratamiento silencioso, etc.

No sé si otras víctimas estarán de acuerdo conmigo, pero por mi experiencia del abuso narcisista, me atrevo a asegurar que detrás de muchos “maltratadores de la mujer”, se esconden personalidades psicopáticas y narcisistas, y que negar la incidencia de este factor psicopatológico en el tema de la violencia de género es desconocer una dimensión importante del problema.

Decirle a la mujer que es agredida por su pareja que todo se reduce al machismo de su maltratador, es negarle la comprensión del problema. Ella necesita, para recobrar el control y el poder en su vida, para saber defenderse de su agresor, conocer el posible perfil narcisista y/o psicopático del abusador.

Es más, todos los servicios de atención y orientación a la mujer maltratada deberían contar con personal idóneo que sea capaz de identificar los trastornos de personalidad asociados a la violencia de género. 

Las herramientas que hemos aprendido para defendernos de la agresión narcisista, son aplicables a cualquier relación tóxica y abusiva, incluyendo la que podamos mantener con un maltratador machista.

El Contacto 0, como medida estrella para romper definitivamente el ciclo del abuso y salvaguardar la integridad psicológica y emocional, y en algunos casos física, de la víctima, es aplicable en la mayoría de los casos de violencia de género.

Cuando se detecte que el maltratador machista es un psicópata o un narcisista, el Contacto 0 es imperativo, si se quiere avanzar en la recuperación y liberación de esa mujer que ha sido abusada y agredida.

El tema merece una mayor profundización y análisis. En la medida en que el trastorno narcisista sea mejor conocido, más podremos avanzar en la comprensión de su incidencia en realidades tan complejas como la violencia de género. Me parece que los que hemos sufrido la experiencia devastadora del abuso narcisista tenemos una palabra que decir, y que deberíamos ser escuchados.

En síntesis, el abuso narcisista es una de las claves para comprender el maltrato que sufren muchas mujeres, es decir, la violencia de género.

Desde este blog nos sentimos solidarios con la lucha de las mujeres por sus derechos. Ojalá podamos contribuir a la construcción de una sociedad más igualitaria, más justa y humana, donde el abuso y la violencia entre los seres humanos no tengan cabida.

En defensa siempre de la dignidad de la persona humana, hombre-mujer

Un abrazo


© LibresDelNarcisista

26 comentarios:

  1. Que buen artículo!!! y como siempre que exquisita sensibilidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Playa! Es un tema, el del machismo y el narcisismo, que siempre me anda rodando en la la cabeza. Un saludo

      Eliminar
  2. Libres tu tan humano como siempre.... Gracias por la parte que me toca. Estoy de acuerdo contigo sobre el abuso que hemos sufrido. Los narcisistas reúnen todas las calificaciones, son machistas y además malas personas. Lo cierto y verdad que yo me he sentido maltratada psicológicamente y que salir de esto cuesta y tengo que decir que no es justo. Gracias por tu ayuda y por ser un rayo de luz en nuestro camino. Yo sin ti no lo estaria consiguiendo.
    Un abrazo
    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elena, es el mismo problema visto desde un diferente cristal, el del machismo y la violencia de género, y el camino de la recuperación sigue el mismo sendero: crecimiento en autoestima, liberación de las ataduras tóxicas, reconocimiento de nuestro derecho a una vida feliz, y una vuelta a empezar cada día, con renovado empeño y esperanza. Un saludo

      Eliminar
  3. Qué buen post!
    Cuando conoces la existencia de estos trastornos, psicopatía o narcisismo, y escuchas un nuevo caso de violencia física, incluso asesinato, en estos casos contra la mujer, es inevitable pensar que con mucha probabilidad el maltratador tenga una de estas personalidades. Antes, cuando escuchaba cosas como: no se entiende qué ha pasado, es un vecino modelo, siempre amable, encantador ...etc., pensaba en arrebatos transitorios de locura, nunca que detrás de esa fachada pudiese ocultarse este tipo de malead.
    No hay concienciación, ni educación social sobre esto, y pienso que sería fundamental para evitar muchos casos de “inexplicable” violencia.
    Este blog aporta un grano de arena, que se va convirtiendo en montaña, que no tiene precio.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Tenemos la misma percepción, la experiencia del abuso narcisista nos da una nueva comprensión del problema que subyace en muchos casos que conocemos de violencia de género. Por supuesto no de todos, pero si muchos que permanecen encubiertos, y que se justifican diciendo simplemente que se trata de violencia machista, pero que enseguida nos damos cuenta que hay algo más. Un narcisista, por ejemplo, no soporta ser rechazados, ello le causa una herida o injuria, lo que puede desencadenar su furia. En muchos casos que hemos conocido, muchos parejas han agredido y a sus mujeres por el simple hecho que ésta ha querido terminar la relación. No han soportado que la otra persona sea quien decida poner fin a la misma. Eso es una conducta típica de un narcisista. Y así encontramos muchos elementos más. Gracias a ti de nuevo por tu aporte, y adelante siempre con tu vida, lo más hermoso

      Eliminar
  4. Hola buenos días.

    Sólo una cosa Me gustaría agregar acerca del machismo y es que el narcisista no es no es valiente no es fuerte no es poderoso, lo demuestra O al menos lo trata de aparentar, con quién puede con quién de alguna manera se pone en sus manos con quién de alguna manera se somete ya sea por engaño por amor por una relación laboral, se somete a, de alguna manera, su poder. Con él tiene la seguridad de salir victorioso es cuando desencadena su Furia narcisista su crueldad porque son cobardes cuando son enfrentados son los seres más cobardes que pueda haber y si bien son vengativos y rencorosos como ellos solos raramente enfrentan alguien cara a cara sino que lo hacen mediante triangulación, mediante puñaladas traperas son cobardes lo más cobarde que puede haber es un narcisista, lo que se contrapone a la idea del machismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo contigo, solito, todo es una fachada, en el fondo son bastante cobardes, se aprovechan de personas que se encuentran ante sus ojos en situación de desventaja para atacarlas y abusar. Su misma furia no es tan ciega y no la despliegan ante cualquiera. Por eso, por su cobardía, optan, siempre que pueden, por hacer daño en la sombra y de manera encubierta. De todas maneras, y por las mismas razones, en la violencia machista contra las mujeres también hay mucha cobardía y bajeza. Un saludo para ti y adelante siempre

      Eliminar
  5. Te cito.

    -No sé si otras víctimas estarán de acuerdo conmigo, pero por mi experiencia del abuso narcisista, me atrevo a asegurar que detrás de muchos “maltratadores de la mujer”, se esconden personalidades psicopáticas y narcisistas, y que negar la incidencia de este factor psicopatológico en el tema de la violencia de género es desconocer una dimensión importante del problema-.

    De hecho estaba en relación con mi otro post. Y tienes mucha razón en esto, detras del maltratador de mujeres hay un narcisista, y en su forma más cobarde porque es con su pareja con quién puede desatar todo su Arsenal y quedar impune y seguros porque la tiene en sus manos en su poder, ella está sola y depende de el emocional y hasta enconomicamente, pasa entonces a vivir una clase de esclavitud encubierta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, y externamente presentan una careta de hombres amables, normales e integrados. Esa nueva comprensión de los factores relativos a la personalidad enferma del maltratador la tenemos porque reconocemos en la violencia de género aspectos parecidos a la violencia emocional y psicológica que nosotros mismos hemos sufrido. Un saludo de nuevo

      Eliminar
  6. Me he cruzado en dos oportunidades con psicopatas narcisistas en mi vida, la primera vez me case con el y vivi un infierno de cuatro años y medio, la segunda solo duro tres meses, sin saber del trastorno identifique en esta nueva persona razgos de la anterior que muy sutilmente iban asomando cada dia. Este blog le puso nombre y apellido a lo que yo sentia que era extraño y que me partia la cabeza intentando encontrarle un sentido logico. Hoy se que ambos tenian este trastorno de la personalidad, que son tan predecibles porque es exactamente como se expone en este blog: actuan siguiendo un patron ordenado de conductas que (gracias a material como el que expones aca) uno puede facilmente predecir y correr, correr muy lejos de ellos sin dejarles siquiera una rendija por la cual se puedan escurrir para entrar de nuevo en nuestras vidas, vidas que tenemoos que cuidar celosamente, porque es la unica que tenemos, vale la pena que se convierta en algo gris que solo nos genere sentimientos de angustia, tristeza y que cada dia nos sintamos menos dignos y mas dependientes al punto de olvidarnos de lo que eramos antes de que ese ser invadiera todo lo bueno que teniamos para quitarnoslo? Yo ya sali, sali de mi primer narcisista hace dos años y medio, del segundo hace mes y medio, en esta segunda oportunidad no me costo en lo absoluto, porque se de lo que me salve, nadie nunca mas va a pisotear mi autoestima o va a correr mis limites hasta despojarme de mi identidad. No se que es de la vida de ambos, tampoco me interesa, solo se que seguiran haciendo daño por donde pisen, no edvertiria a nadie porque eso seria alimentar su fantasia de que aun ocupan un espacio en mi cabeza y no. lo siento por las nuevas victimas pero ellas tendran que aprender tal cual yo lo hice. Gracias por este blog! Si puedo serle de ayuda a alguien que este travesando la recuperacion que cuente conmigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hermosas tus palabras! ¡Muchas gracias por compartirnos tu testimonio de recuperación! ¡Es un verdadero aporte! Porque necesitamos conocer experiencias de personas que a pesar de haber conocido el infierno del abuso han sido capaces de liberarse y de emprender el vuelo. Es cierto que una vez que hemos aprendido a reconocer como actúa el depredador narcisista o psicópata, detectamos su perfil de comportamiento casi instintivamente. Me parece excelente, creo que esa es la meta, tener ese radar encendido y reconocer al abusador, aún antes de que despliegue todo su arsenal tóxico. Gracias de nuevo por participar y aportar. Un saludo y mucho ánimo siempre en tu camino

      Eliminar
    2. Gracias por la parte que me toca yellowcat. Es esperanzador leer mensajes como los tuyos, sobre todo por la seguridad y por la fuerza que transmites. Muchas gracias por tu ayuda, yo aún estoy en el camino pero mucho mejor. Tengo dias malos pero son los menos y sobre todo ha vuelto en mi la tranquilidad y la paz que perdí. Un abrazo y lo mismo os digo, aqui estoy para ayudar en lo que pueda.
      Elena

      Eliminar
    3. Vas a estar bien. Solo tenés q serle fiel a la persona más importante en el mundo que sos vos. Olvidarse de una, ver hasta dónde los dejaste llegar, lo que consiguieron con su manipulacion, lo que te robaron es (para mí) lo más difícil de asimilar, pero se puede. Nos engañaron y no xq no seamos inteligentes o xq ellos sean más hábiles que nosotros, nos engañaron xq nosotros SI tenemos la capacidad para confiar y creer en el otro, algo q ellos nunca tendrán xq viven con la guardia alta xq saben que clase de personas son, además de estar vacíos y muertos en vida xq jamás nada ni nadie los llenará. Aceptar lo q nos pasó nos hace fuertes y ver para atrás e identificar el destrozo y no vernos allí no tiene precio. Acá estoy para quien me necesite!!!

      Eliminar
    4. Muchas gracias Yellowcat. Un abrazo:)
      Elena

      Eliminar
  7. Lo que me parece bueno agregar es que la mujer narcisista también es machista. La que conocí, estaba orgullosa de ser fálica y dominante, agradecía el hecho de haber tenido solo hijos varores, y le parecían una estupidez los reclamos y las marchas de las mujeres en la búsqueda de parar con la violencia de género. Habría que ver si es un rasgo en común a todas las TPN, pero sospecho que si. Como bien dices Libres, todo lo que sea dominación sobre el otro les cautiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, coincido contigo, no tengo mucha experiencia con mujeres narcisistas, pero me parece que su esquema de pensamiento debe ser claramente del tipo "controlar y dominar", y, en ese sentido, afín al machismo totalmente. En los manuales no lo catalogan como violencia de género, porque el término se ha reservado para nombrar a la violencia de los hombres hacia las mujeres, sino que entraría en lo que se denomina "violencia en las relaciones de pareja". Pero más allá de los nombres, violencia es violencia, y abuso es abuso, venga de donde venga, y eso es lo que importa realmente. Un saludo y muchas gracias por tu comentario

      Eliminar
  8. Realmente excelente artículo.
    Es muy interesante cuestionarnos si todo misógino (conocido como el hombre machista) es un narcisista también!!!!
    Leí un libro muy bueno q habla y explica muy bien las similitudes y diferencias entre ambos casos, se llama "Cuando el Amor es Odio" de Susan Forward. Es un libro muy humano, donde yo me identifique profundamente y fue una luz de esperanza dentro de la oscuridad en mi vida. Espero les sea de ayuda. Un beso a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Excelente libro, Esperanza! Lo voy a volver a leer, pues lo tenía olvidado, recuerdo algunos capítulos y parecen describir el comportamiento de los narcisistas. Muchas gracias por tu recomendación y un abrazo para ti

      Eliminar
  9. Uff y es que algunos son machistas disfrazados de feministas.
    Mi abusador me decía que yo podía hacer lo que quisiera, trabajar, ir a cursos, triunfar, pero cuando lograba algo venía la venganza. Me echaba en cara que la casa no estaba limpia, que los descuidaba, que nunca estaba para ellos (cuando literal me partía en 20 para estar en todo), que nunca tenía tiempo para él cuando yo trabajaba en mis proyectos en la madrugada... en fin, mil cosas.
    Pero a la vista de los demás era el marido feminista perfecto, "me dejaba" seguir con mi vida profesional y apoyaba la liberación femenina. Todo es una máscara.

    ResponderEliminar
  10. Mi ex siempre defendía a las mujeres, decía que trabajaban muy bien, pero algo veía q no me convencía, pura intuición. Su familia matriarcado y muy machista, en primera línea su madre, que ahora con todo lo que se de este tema, creo que era narcisista

    ResponderEliminar
  11. Hola, me resulta muy interesante tu blog, tienes artículos esclarecedores. Sin embargo ésta publicación me ha sorprendido... puesto que se puede advertir en todo este movimiento por los derechos de la mujer o feminismo una táctica de manipulación, que le causa graves problemas psicológicos a la mujer, pues le achaca todos los males al "machismo" o al "patriarcado" (inherente en cada hombre) y nada dice de la vinculación entre crianza y madres tóxicas o castradoras (por poner un ejemplo). Personalmente, a lo largo de mi vida me han dañado más las mujeres que los hombres (escuela, amistades familias...) y tiene su lógica, puesto que las víctimas de las mujeres suelen ser otras mujeres y niños. No niego que haya hombres que abusen, por supuesto, pero no los calificaría de machistas, sino de lo que son, narcisistas, sociópatas, psicópatas... y dañan tanto a mujeres, como a otros hombres, a niños, animales... Me parece que esto del género, de los machismos-feminismos son una cortina de humo para ocultar la problemática de las familias disfuncionales y el abuso intergeneracional, por eso me sorprende mucho que éste blog trate de esta forma un movimiento social ingenierizado (por psciópatas en el poder), que no sólo no arregla nada, sino que nos impide ver el verdadero problema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Agata, un saludo, gracias por tu aporte y reflexión. Comprendo tu posición. De hecho creo que no hay un sólo feminismo, sino diversas posturas frente a la necesidad de superar desigualdades injustas y que atentan contra la dignidad de las personas. El machismo es un hecho, yo mismo lo he sufrido como varón, y creo que es un modelo masculino a superar porque es abusivo y se basa en la dominación y el control, y genera infelicidad en las familias. Creo que coincidimos en esto, yo tampoco comulgo con algunos postulados de la llamada "ideología de género" porque chocan frontalmente con mi visión que se inspira, lo reconozco, en el cristianismo. Si lees a fondo mi articulo te darás cuenta que, en realidad, hago una crítica a esa concepción que tú denuncias, cuando señalo justamente que cuando se hable de la violencia de "género" se omite expresamente el perfil patológico del abusador, y todo se reduce al machismo. Precisamente, eso es lo que estoy denunciando, en base a la experiencia que hemos tenido con personalidades tóxicas como narcisistas o psicópatas. Este tema es bastante sensible e intento tener una visión justa y equilibrada, pero te recalco que mi visión no tiene nada que ver, en absoluto, con la ideología de género, y mira que lo he reflexionado bastante, y opto decididamente por mi visión cristiana que para mi es la base. Un saludo y muchas gracias de nuevo por participar

      Eliminar
  12. Depredador en táctica de enganche.
    -Me gusta la parte femenina que hay en mí, cada vez me aburre más la masculinidad ceporra, aunque hay cosas muy masculinas que me gustan mucho.

    Es terrible el poder perverso de hacer vibrar la emoción exacta para que bajes la guardia y te rindas a su encanto femenino. ¡Ja! ¿parte femenina...?
    Después vi que la verdad, una vez más, estaba en la paradoja, y esta resulta así: La aburrida masculinidad ceporra me gusta mucho,(esto sí me encaja en su diálogo interno). El lenguaje también les traiciona.
    Es machistas, y lo sabe, así que primero había que envolverme en un discurso a mi medida. En fin, “el maquiavélico arsenal narcisista”

    Al entender este trastorno he puesto nombre a esta patología que identifico en personas maltratadoras, en ámbitos políticos, sociales, familiares, en hechos terribles en los que ya reconozco, ahora sí, que el mal existe. Hay una condición sicológica amoral de la que la sociedad tiene que estar prevenida. Por eso celebramos cada una de tus intervenciones, la prevención que avisa al mundo que tiene una herida que no para de sangrar y no queremos que gangrene. Profundizar en este trastorno explica muchos de los males del mundo.

    Excelente tu propuesta para las víctimas que sufren maltrato. Poder contar con expertos para identificar a personas con trastorno narcisista, a psicópatas, supone la recuperación integral de las víctimas, también habría un efecto positivo exponencial en la sociedad haciéndola además, inmune a estos depredadores. Gran reto en el que eres un referente.

    Me encanta y comparto tu postura de no alineamiento del feminismo. ¡Bravo!
    Gracias siempre.

    ResponderEliminar
  13. Yo soy hija de una madre narcisista y lo más perverso es la soledad a la que te condena desde que naces. Al igual que el maltratador, la madre narcisista te va aislando de tu familia, para tener un mayor control sobre ti, que sólo la tengas a ella. Pero a diferencia del maltratador, tu familia es la suya, la de tu madre, y cuando ven el maltrato deciden no intervenir para no tener problemas, te sacrifican. Si te quejas en círculos fuera de la familia también lo tienes crudo, es una madre!, lo más sagrado!, ¿cómo no va a querer a su hija?...
    ¿cuánta gente conoce este trastorno? Yo misma lo conozco hace un año (tengo 50) y gracias a Internet. A quien le interese, recomiendo el libro: Madres que no saben amar de Karyl McBride

    ResponderEliminar
  14. Buen artículo! Mi madre fue víctima de mi hermano al que identifico con ésta personalidad característica. Yo también. Una cosa que podría agregar y que no falla para reconocer a un narcisista peligroso, es que usan una máscara de persona buena y encantadora. Temen muchísimo ver herida su imagen publica. A solas, pueden transformarse en demonios furiosos de golpe. Es enloquecedora la forma en que se victimiza, culpando a los que estamos alrededor de todos sus fracasos en incluso de hacerlos enojar. Mi madre vivió un infierno. Yo también.

    ResponderEliminar