ACERCA DE ESTE BLOG

miércoles, 16 de agosto de 2017

¿Conoces el arsenal del narcisista? 35 tácticas de manipulación encubierta


El narcisista siempre está en pie de guerra. El botín que busca es el precioso combustible que necesita para sobrevivir. Para lograr su meta dispone de un sofisticado arsenal: sus tácticas de manipulación encubierta.

Esas son sus armas de guerra.

Cuando descubrí el trastorno narcisista de mi amigo, tuve que esperar más de un año antes de poder decretar el Contacto 0. Entretanto, decidí llevar un registro de su conducta al interactuar conmigo y con otras personas, una especie de “diario de campo”, mediante la técnica de la observación participante.

Esta metodología de investigación la había aprendido en mis tiempos de formación universitaria y me pareció, en ese momento, un excelente instrumento para establecer una buena estrategia de defensa y comprender lo que me había ocurrido.

La condición necesaria para llevarla a cabo era desconectarme emocionalmente, es decir, limitarme a registrar de la manera más objetiva posible el comportamiento del narcisista, sin hacer juicios de valor e intentando que mis emociones no interfirieran en mi percepción.

Observar y registrarlo todo, pero no asumir nada de manera emotiva ni personal.

Sabía que si quería derrotar al narcisista y aprender a defenderme de sus juegos psicológicos, tenía que lograr la desconexión emocional, y aunque no siempre logré este “enfriamiento” de mis emociones, el tenerlo en mente como objetivo me ayudó enormemente a caminar en esa dirección.

"Observa pero no absorbas" 

Hay un psicólogo estadounidense, Ross Rosenberg, autor del libro “El síndrome del imán humano”, que propone como método de protección en nuestra interacción con el narcisista la fórmula: “Observa pero no absorbas”.  Creo que esa frase sintetiza la actitud que me propuse asumir en mis relaciones con el narcisista, hasta que llegara la hora del Contacto 0.

Por cierto, este distanciamiento emocional es clave para quien tiene que relacionarse con personas que sufren este trastorno. Es la base del método de la “piedra gris”, que consiste, precisamente, en abstenerse de cualquier reacción emocional que sirva de suministro o combustible al narcisista.

Una de los hallazgos más resaltantes de mis observaciones fue comprobar cómo el narcisista cada vez que interactúa con otros, ya sea con su fuente principal de suministro, o con otras fuentes secundarias o terciarias, intenta manipularlas. La manipulación constituye su patrón casi continuo de comportamiento en sus relaciones sociales.

Observé cómo el narcisista se planta frente a los demás siempre con una actitud psicológica de “defensa-ataque”. Nunca baja la guardia. Nunca abandona sus armas ni se relaja.

Los narcisistas manipulan permanentemente porque sienten la necesidad patológica de sentirse en control de las situaciones en las que participan. Además, buscarán por cualquier medio recibir su combustible, ello les obliga a intervenir de manera casi siempre encubierta, es decir manipulativa, a fin de provocar la reacción emocional que los alimenta.
  
Cuando empiezan la interacción con otros comienzan su juego manipulador, casi nunca utilizan una sola estrategia sino que las van combinando y cambiando, pasando de una táctica de manipulación a otra, según la vayan necesitando, hasta que finalmente logran lo que buscan, la reacción emocional, sea negativa o positiva, de aquellos a quienes han enredado en sus juegos.

Recuerdo, por ejemplo, la primera vez que le reclamé uno de sus tratamientos silenciosos. Su primera reacción fue de enojo (ira), luego me hizo ver su decepción por mi actitud y por fallarle (victimización), luego me comparó con otras dos personas que sí sabían ser sus amigos (triangulación) y finalmente me acusó de no comprenderle y de no saber aceptarlo (transferencia de culpa). Por supuesto, en ese momento yo desconocía por completo el trastorno narcisista y los juegos manipuladores a los que me estaba sometiendo. En 30  minutos, más o menos, que duró la conversación, había empleado 4 tácticas de manipulación, logrando que yo le pidiera disculpas por haberle reclamado el tratamiento silencioso que él me había aplicado el día anterior. Alucinante, pero así fue como sucedió.

Es impresionante observar su pericia y sagacidad para engañar, escoger el arma adecuada, adaptarse a las características psicológicas de la víctima. Cuando una estrategia no les funciona, rápidamente utilizan otra y nunca se declaran por vencidos. Cambian a su gusto las reglas del juego, y son unos artistas en desconcertar y desarmar a su contrincante.

Con el tiempo fui registrando todos estos juegos, las diferentes tácticas de manipulación que utilizaba el sujeto y confrontando mis resultados con la bibliografía a la que tenía acceso. Este conocimiento fue para mí de gran valor para defenderme y, entre otras cosas, me ayudó a identificar las formas como el narcisista intentaba extraer combustible de mis reacciones emocionales.  

Conocer las armas del enemigo, saber sus efectos en nosotros, es una información que nos puede ayudar a comprender la situación de abuso que hemos vivido y a establecer una estrategia de protección para que no caigamos en las trampas que a cada paso nos pone el narcisista.

A continuación les presentaré las 35 tácticas de manipulación encubierta que observé y registré en el narcisista.  Las cuatro primeras ya han sido objeto de alguna explicación en el Blog. Espero, en lo sucesivo, ir comentando las que faltan conforme avancemos con nuestra página.

35 tácticas de manipulación encubierta

7. La proyección
8. La negación
9. La victimización
10. El aislamiento
11. La intimidación
12. La transferencia de culpa o culpabilización
13. Las falsas expectativas
14. La difamación
15. La ensalada de palabras
16. La ira
17. La provocación
18. El desgaste: el gota a gota
19. La desviación
20. Provocar obsesión en la víctima
21. La invalidación
22. La minimización
23. Los insultos indirectos
24. Las insinuaciones intrigantes
25. La transgresión de límites
26. El chantaje
27. La adulación
28. La vergüenza
29. La memoria selectiva
30. El retardo táctico y el control del tiempo
31. El ocultamiento de información
32. El paternalismo
33. El sarcasmo – las burlas
34. La desvaloración
35. Ghosting: desparecer

Estas mismas tácticas de manipulación las he encontrado, algunas con otros nombres, en diversos sitios por Internet. Estoy seguro además que no están todas, aquí he puesto solamente aquellas que pude identificar personalmente durante mi relación con el narcisista.

Nos queda como reto conocerlas a fondo, saber sus efectos en las víctimas y, lo que es más importante, aprender a defendernos de ellas y a establecer un buen corta-fuego para que no penetren en nuestro disco duro emocional y psicológico.

¡Qué nadie se desanime ante tanta artillería! Una vez que aprendamos a desactivar la bomba, se minimizan los daños. El conocimiento es nuestra mayor defensa y, como explicaremos más adelante, el mejor escudo anti-misil son nuestros valores personales.

No olvidar: toda forma de manipulación interpersonal es un atentado contra nuestra dignidad como personas y constituye, en sí mismo, un abuso

Como siempre, agradezco de antemano sus aportes y comentarios.

@libresdelnarcisista

15 comentarios:

  1. Muy buen artículo como siempre, para mi es de gran ayuda leerlos. Es una excelente ayuda en esta tarea de aceptar lo que me está pasando. Pero como bien dices pasito a pasito hasta que se vaya de mi cabeza totalmente. Muchas gracias por tu ayuda y preocuparte por las víctimas de estos desalmados.
    Muchas gracias de verdad.
    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por tu comentario y aporte. Claro que sí, "despacito" vamos avanzando cada día, ¡Cada mañana, una nueva oportunidad! Ánimo siempre

      Eliminar
    2. Muy buen artículo y como bien dices muy importante los valores personales, eso es algo que jamás dejaré que me robe nadie lo tengo muy claro, aunque ahora este confundida y tenga que luchar por ordenar todas mis emociones e intentar mantenerme firme en lo que creo, pues vivir una situación así no es nada fácil, sobretodo porque no puedes gritar al mundo entero tu verdad, nadie lo entendería y eso es una de las cosas que más daño me hace, esa soledad que sentimos las victimas ante los demás, es muy fustrante.

      Eliminar
    3. Sí, Playa, nuestros valores, que están en el núcleo de nuestras personas, de lo que somos realmente son nuestro mejor escudo defensivo. Es cierto que pasamos momentos de confusión y que cuesta recuperar el centro después de haber soportado una relación con un narcisista, pero en el fondo, nosotros llevamos ventaja, nosotros si tenemos un "yo" bien formado, no necesitamos ningún disfraz para vivir, somos seres con valores y allí está lo mejor de nosotros mismos, la base de nuestra recuperación. Un saludo y ánimo siempre en tu camino.

      Eliminar
  2. Magnífico artículo... Lo que me suscita mucha curiosidad es ¿él sabe que es un manipulador? ¿emplea estas técnicas conscientemente? ¿o ha desarrollado esta forma de ser en la infancia y no conoce otro método para relacionarse con los demás? Me imagino que una persona que sigue este camino, difícilmente puede rectificar y sanar. En mi caso, lo que más me molesta es la gente que tiene alrededor, porque estoy convencido de que muchos saben cómo es y, aún así, a pesar de no ser psicópatas ni narcisistas, le ayudan en sus trampas y tejemanejes... ¿no se dan cuenta estos facilitadores del daño que están causando? ¿Por qué no se ponen de acuerdo para hacerle ver su comportamiento entre todos?
    No puedo evitar hacerme estas preguntas
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu aporte. Tus preguntas son todas interesantes. El narcisista a través de su "falso yo" ha manipulado la realidad de sí mismo, así se ha defendido de su propio trauma. Esta manipulación "principal" hace que toda su vida sea una continua manipulación a fin de sustentar esa primera manipulación. Por eso veo muy difícil que pueda establecer relaciones con otros seres humanos sin intentar manipularlos ¿Emplea estas técnicas conscientemente? Creo que depende de cada caso, probablemente muchos no saben ni cómo se denominan estas tácticas ni por qué funcionan, aprendieron que haciendo ciertas cosas obtenían tales resultados y se hacían con el control del otro. Son tremendamente pragmáticos. En mi opinión, y esa fue mi experiencia, están bien conscientes de las trampas que montan, por lo menos de lo principal, y lo van planificando, no dan puntada sin hilo. Saben que apretando ciertos botones pueden obtener combustible, y eso no lo dejan al azar. Por lo demás, sus armas de manipulación las tiene siempre a punto según lo demande la circunstancia. Todas esa personas que dices forman parte de su fachada y se cuida en extremo de que tengan una buena imagen de él. Ellos nunca han visto, y probablemente no lo verán nunca, lo que hay detrás de la máscara ni serán devaluados. En ese sentido, han sido magistralmente manipulados y condicionados, pero sólo lo conocen superficialmente. ¿Hacerle ver entre todos su comportamiento? Imposible, lo negará siempre y no se sentirá nunca responsable, culpará a la víctima y generará todo el caos y la destrucción que pueda si siente criticado o, peor, expuesto públicamente. Un saludo, de todas maneras sobre estos temas seguimos investigando.

      Eliminar
  3. Hola. Felicitaciones por el blog. De gran ayuda y único en toda la web para entender y superar experiencias traumáticas al lado de estos trastornados. En cada una de estas 35 tácticas mencionadas, aparece inamovible a su costado, la MENTIRA. Del pasado, del presente, de lo vivido, lo sentido, lo prometido, lo soñado, lo sincerado, lo perdonado, lo arrepentido, lo proyectado, lo escrito, lo dicho y lo hecho. LA MENTIRA es su principal arma creo, y todo lo demás, se desprende de allí, verdad? Creo q ellos viven en la mentira, a veces hasta se la creen ellos mismos y muchas veces hasta se olvidan de sus propias mentiras. Debe ser un esfuerzo impecable poder sostener tantas mentiras por tanto tiempo, y claramente, no figuraría entre sus planes sostener sus palabras, sean o no mentiras. Que el esfuerzo, lo hagan los demás. Mucha información y fuerza para todos. Salgamos del lugar de victimas y hagámonos responsables de superarlo con la frente en alto. Todo lo q viene, será mucho mejor! Mi primer mes post distanciamiento por decisión propia fue muy duro, de querer entender, buscar respuestas, flashbacks, armar rompecabezas de situaciones vividas y reconocer tantos engaños y mentiras. El segundo mes, sin tanta ansiedad ya. Veremos cómo sigue este camino cuesta arriba. Pero sin dudas, alejarse de alguien tóxica, implica su tiempo y mucha voluntad. A celebrar la vida amigos y a perdonarnos. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué hermoso y motivador tu aporte y reflexión! Claro que sí, doy fe de ello, no sólo nos recuperamos, sino que mejoramos como personas y valoramos mucho más el amor que damos y recibimos, y la vida. Por supuesto, en el corazón de todas las tácticas de manipulación está la mentira, esa es su base y su alimento. Por eso, precisamente, es que todo este tinglado se les desmorona el día y la hora en que dejamos de creer en ellos. Cuando nos convencemos totalmente de que todo es falso, una estafa, el narcisista sabe que no tiene ya nada que hacer con nosotros. Muchas gracias por compartir tu testimonio que puede alentar a otros, y es cierto, la condición de víctimas es transitoria, cuando como bien dices "con la frente en alto" recuperamos nuestras dignidad y volvemos a centrarnos en nuestra vida, ese es el mayor logro. Un saludo y ánimo siempre.

      Eliminar
  4. Hola. ¿El esfuerzo será implacable, no? ¿Impecable? No veo lo impecable por ningún lado. Fui víctima, soy sobreviviente, estoy de pie y no olvido. ¿Perdonarme? No todas las personas que hemos padecido el abuso narcisista nos sentimos culpables. Entender mis grietas narcisistas por donde pudo engancharme no hace que me culpabilice. ¿Y con semejante arsenal, quién está preparado para combatirlo?

    Efectivamente la información en estos casos es terapéutica, blogs como este nos ayudan a entender en profundidad qué fue lo que pasó, también dejar testimonio en medios sociales es una forma de liberar lo vivido. Que se sepa, que quede constancia de todos y cada uno de los casos. En Instagram p.ej. hay montones de testimonios en inglés, en español son contados.

    ¡35 "perlas" que suministran multiplicadas por las personas que triangulan más las de todo su entorno! ¿Se cogerán vacaciones de sí mismos, no?
    Claro que necesitan una máscara, así tal cual, en crudo, es para echar a correr...

    ¡Qué buen "trabajo de campo"! Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Victoria, por tu comentario. Así es, un "trabajo de campo" que me ayudó a comprender lo que había pasado, y a protegerme para que no siguiera pasando. En este sentido, como bien dices tú, el conocimiento nos sirve de escudo y de terapia. Exactamente, cuando comencé mi aventura de buscar información encontré un valioso material en inglés, esa fue una de mis motivaciones para abrir este blog, que nuestro público hispano tuviera acceso a este conocimiento y que se propagara para que las personas que han sido víctimas del abuso narcisista pudieran encontrar ayuda y luz. Creo que la clave para "desactivar" todas estas armas de manipulación es descubrir que detrás siempre hay un engaño, una mentira. Curarnos de los efectos de ese engaño, es recuperarse y volver a respirar aire puro. Un abrazo y ánimo siempre en tu camino

      Eliminar
  5. Mi madre ha utilizado todas estas tácticas contra sus hijos, sobre todo las de desvalorización, triangulación, tratamiento silencioso, culpabilización, proyección, gaslighting, desviación, negación, difamación, insinuaciones intrigantes, vergüenza, aislamiento, invalidación, victimización, memoria selectiva, sarcasmo y ocultamiento de información. En cambio, con el resto de la familia, vecinos, amigos y conocidos utilizaba las "positivas", para mantener su fachada de mujer dulce, bondadosa y abnegada con sus hijos, a los que siempre criticaba delante de los demás, mostrándose como una madre sufridora y víctima de sus hijos. Al mismo tiempo, convertía a estas personas a las que mostraba su cara dulce en sus "monos voladores".

    Estos "monos voladores" a menudo nos decían lo buenísima que era nuestra madre, que sufría mucho por nuestra culpa y que debíamos comportarnos como buenos hijos, obedientes, cariñosos y sumisos. Si alguna vez contábamos algo de lo que nos hacía fuera de la mirada de otras personas, no nos creían o encontraban disculpas para ella y encima, nos intentaban culpabilizar más por hablar así de una madre tan maravillosa como la nuestra.

    Muchas gracias de nuevo por el gran trabajo que estás haciendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por compartir tu testimonio. Todo lo que cuentas es el comportamiento típico de padres/madres narcisista. Me hago cargo de lo difícil que ha tenido que ser vivir esto. Es duro, me imagino, darse cuenta de todas las conductas abusivas que hemos sufrido de parte de nuestros padres. Saber reconocer el abuso, identificarlo, es ya un gran paso para salir de la trampa manipuladora que nos ha hecho daño. Creo que lo importante sería trabajar en la sanación y liberación de las secuelas del abuso, en la medida de lo posible y establecer una buena estrategia de defensa para protegerse de la influencia tóxica, aunque en el caso de familiares tan cercanos, se hace difícil establecer un Contacto 0, hay que buscar los caminos y comenzar a respirar aires puro. He visto en Internet varios casos como el tuyo y algunos testimonios de personas que han logrado superar estas situaciones. Te ánimo a seguir adelante, sabiendo que el conocimiento siempre nos da herramientas para la lucha. Un saludo y mantén la esperanza que siempre hay salida

      Eliminar
  6. LLevo 2 años y 3 meses en contacto 0 con ella y si alguna la tengo que volver a ver voy a aplicar las técnicas que has descrito de "piedra gris". Supongo que la campaña de desprestigio hacia mí habrá sido monumental. No lo sé, pero me lo imagino porque tampoco tengo trato con las personas que me han echado en cara lo mal que me portaba con mi madre. No quiero escuchar más reproches y falsedades por parte de nadie.

    Han sido muchos años de idas y venidas, de decirme a mí misma que no volvería a pasar por sus manipulaciones y al final siempre volvía a retomar el contacto con ella hasta hace algo más de 2 años que, buscando en Internet por qué mi madre nos hacía estas cosas a mis hermanos y, sobre todo a mí empecé a leer sobre este trastorno a raíz de una mentira muy gorda que soltó sobre mí delante de varias personas en el velatorio de un familiar al que yo quería mucho. Aquello ya colmó el vaso.

    Creo que no voy a poder perdonarla nunca porque, además de no mostrar jamás un atisbo de compasión por lo que me hacía, ya que yo fui su chivo expiatorio y con la que más se cebó de sus 3 hijos, encima veía que mostraba satisfacción por lo que me hacía. Disfrutaba viendo el daño que me causaba y el dolor, la angustia, la desesperación, la tristeza, la decepción y la frustración que yo sentía. No se me olvidará jamás su media sonrisa viendo mi sufrimiento. Es totalmente inhumano que una madre se alegre por estar causando dolor a propósito a un hijo. Es monstruoso.

    Cuando tenía 6 años me llevó a un psiquiatra porque decía que yo era una niña muy nerviosa, difícil y rebelde y el psiquiatra me recetó Diazepam y durante 2 años lo estuve tomando, o sea que mis problemas psicológicos me los causaba ella adrede y como la molestaban esos problemas que me causaba los resolvía dándome un barbitúrico.

    He estado muchos años haciendo de todo para intentar contentarla, para intentar que me mostrase cariño y ha sido imposible, solo duraba unas pocas horas cuando yo hacía algo que ella quería que hiciese. Después volvía la frialdad, los ataques encubiertos, la manipulación. He pasado mucho tiempo comiéndome la cabeza intentando encontrar qué era lo que yo hacía mal y pensando que, como me decía ella, yo debía tener un problema desde muy pequeña que tenía que tratarme con especialistas y que era una mala hija.

    Hay veces que no sé realmente quién soy y me gustaría saber quién o cómo hubiera sido si no hubiera tenido una madre tan tóxica y todo lo que habría conseguido de haber tenido una madre normal que me hubiese querido y apoyado.

    LLevo dentro mucha rabia y mucho resentimiento contra ella. Creo que nunca la voy a poder perdonar.

    Muchas gracias por dejarme contar un poco de mi triste historia con mi madre y por el blog. De todo lo que he consultado, es el que más me ha abierto los ojos y el que más me está ayudando a comprender.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, un saludo. Leo con todo respeto tu relato y me imagino el dolor que has vivido. Por experiencia sé que las víctimas de cualquier clase de abuso tenemos la necesidad de contar y compartir nuestra historia, es una forma de drenar y de darnos cuenta de lo que hemos vivido. Hay situaciones que nos desbordan y cuyas secuelas son muy profundas, por eso la recuperación llevará su tiempo, pero siempre es posible, por supuesto porque el ser humano es capaz de rehacerse las veces que haga falta. El primer paso ya lo has dado que es romper el Contacto con esta persona que sufre este grave trastorno de personalidad narcisista, salir de su influencia tóxica y cerrar bien la puerta. Creo que según sean tus posibilidades todo el apoyo que puedas buscar para superar las secuelas y las heridas sería de gran valor. El conocimiento y la comprensión de lo sucedido es también una buena llave para recuperarse. Mucho ánimo siempre y adelante con lo bueno, lo hermoso y lo verdadero que hay en ti como persona.

      Eliminar
  7. Debe ser durisimo tener una madre así, no podías contentarla con nada porque se trata de una persona trastornada. Mucho ánimo

    ResponderEliminar